¿Has oído hablar del yogur búlgaro? Seguramente no. Sin embargo, resulta tremendamente popular en Asia y en Bulgaria es un producto básico de la dieta. Descubre cómo prepararlo en casa. ¿Quieres saber por qué se hizo tan popular el griego en comparación con el búlgaro?

La mágia de la bacteria

Todos hemos visto los anuncios del yogur griego. En ellos, entrañables señoras mayores lo disfrutan en pueblos completamente blancos de las islas griegas. Estos paisajes de ensueño son bastante distintos a los de Bulgaria. Sus yogures son unos desconocidos a pesar de rivalizar en sabor y calidad con su país vecino. Para colmo, muchos aseguran que el país eslavo es la cuna del yogur. Kíselo Mliáco, o leche agria en Búlgaro, es un alimento cuyo método de elaboración es único. Todo se lo debemos a una bacteria.

Yogur búlgaro/Fuente: @des_bulgaria en Twitter

Esta se llama Lactobacillum bulgaricus y se encuentra en Bulgaria debido a los factores climáticos y geográficos. Fue descubierta en 1905 por el científico Stamen Grimorov. Mientras tanto el Instituto Pasteur de París investigaba la longevidad en ciertas áreas de Bulgaria. Llegó a la conclusión de que se debe a los efectos beneficiosos para la salud de esta bacteria. Esta sería frecuentemente ya que en el país de Europa Oriental se emplea como recurso habitual en la gastronomía.

Puedes encontrarlo en multitud de platos tradicionales. Uno a tener en cuenta se llama tarator. Se trata de una sopa fría hecha a partir de yogur, agua, pepino, nueces y hierbas. También podemos referirnos a la snezhanka: ensalada de yogur, pepino, ajo y eneldo. Los búlgaros han han tenido tiempo para ponerse creativos con su yogur desde la llegada de los tracios. ¡Esta tuvo lugar hace seis mil años!

Plato de tarator

Tarator, sopa tradicional búlgara con yogur/Fuente: @FilipObretenov en Twitter

¿Por qué el yogur búlgaro no es tan conocido como el griego?

Tanto el yogur búlgaro como el griego están buenísimos. Esto es así. Sin embargo, el del país heleno ha acaparado toda la atención. Probablemente se deba a varios sucesos que han tenido lugar durante el siglo veinte. En primer lugar, en Grecia se le llama straggisto a su yogur. Literalmente significa yogur filtrado. Una marca griega empezó a vender yogur filtrado en Estados Unidos bajo la etiqueta de Greek strained yoghurt (yogur filtrado griego). Desde entonces a cualquier yogur en el que se filtre y se elimine el suero del yogur.

Da igual que esté basado en la receta griega o no. La tendencia la consolidó la marca Chobani del turco Hamdi Ulukaya. El yogur búlgaro, por su parte no ha tenido tanta suerte. Al menos en Occidente. En Asia ha sido todo un fenómeno. Según el portal Bulgaria Guide, hace ya un tiempo que han comprado su patente en Japón. Este país lo fabrica y distribuye, según el portal, no solo dentro de su país sino también en otros. Los principales son China, Singapur y Tailandia.

¿Cómo puedo hacerlo en casa?

La receta del yogur búlgaro no es tan complicada como parece. Para empezar, necesitamos 400 mililitros de leche entera y un sobre de cultivo de búlgaros (la bacteria). Puedes encontrar esta bacteria en algunos herbolarios o tiendas especializadas en Europa del este. Para empezar su preparación debemos activar el cultivo debemos calentar la leche hasta los 71 grados. Después la enfrías hasta los 43. En ese momento es cuando se añade el cultivo a la leche. Posteriormente introducimos la mezcla en tarros donde se fermentará entre 10 y 24 horas.

Para el paso posterior precisamos bien de una yogurtera o de un horno. En el caso de la yogurtera no debemos preocuparnos por vigilar la mezcla porque esta se hará cargo. Por el contrario, con el horno lo necesario será precalentar y vigilar que el interior esté tibio sin llegar a estar caliente. También hay que tener en cuenta la temperatura ambiente de la cocina. Si esta es fríadebemos activar un poquito el horno cada dos o tres horas para que el yogur cuaje. El calentamiento del horno debe ser suave para no estropear el proceso.

yogur búlgaro

Imagen de yogur búlgaro/Fuente: @ecuavisainter

Cuando el yogur cuaje después de la espera se guarda en la nevera. Aquí aguantará durante más o menos diez días en perfecto estado. Puedes utilizarlo tanto para comerlo tal cual como para cocinar los platos anteriormente mencionados. Si prefieres comerlo solo pero no te gusta el sabor agrio tienes varias opciones que barajar. Puedes acompañarlo de miel, fruta o azúcar. En realidad puedes mezclarlo con lo que quieras. Seguramente descubras grandes sabores.

 

 

 

 

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.