Los frutos secos son uno de los pilares fundamentales de la dieta mediterránea. Están presentes en muchas elaboraciones que nos acompañan en nuestro día a día. Además, es posible consumirlos tanto en recetas preparadas como de forma cruda, siendo muy comunes en las terrazas de los bares como acompañante a nuestra bebida. Y, no es diferente con la avellana de Reus, un alimento que cuenta con Denominación de Origen Protegida desde el año 1998. Su zona de cultivo nutre todos los supermercados tanto nacionales como mundiales. De hecho, su calidad reconocida a nivel internacional le está sirviendo para imponerse a sus competidoras. ¡Descúbrela!

Zona de cultivo de la avellana de Reus

Esta avellana obtiene todas y cada una de sus características por la zona donde se cultiva y se recoge. El mimo con el que los agricultores la cosechan durante todo el año y el momento exacto de su recolección confieren a este fruto unas cualidades inigualables por sus homónimos. La zona de DOP se compone de los términos municipales de las comarcas del Baix Camp, el Tarragonés, el Priorat, la Conca de Barberá y la Terra Alta. Todos ellos en la provincia de Tarragona.

Además, cabe destacar que esta DOP protege las variedades de negrita, pauteta, gironella, morella y culplana. Todas las zonas anteriormente mencionadas cuentan con terrenos muy accidentados. Incluso se pueden encontrar ciertos afloramientos graníticos y diferentes tipos de depósitos. Sus tierras son de color pardo claro, y este distrito se caracteriza por tener temperaturas suaves. Dichos valores pueden estar entre los 5 y los 16 grados. Todos estos datos aportan unas cualidades organolépticas espectaculares a la avellana de Reus.

Avellana de Reus

Avellana de Reus. Fuente: irreductibles.cat (pinterest.com)

Tiempo de recogida

En el momento que el fruto ha llegado a su madurez adecuada se procede a la recolección del mismo. Normalmente, este punto coincide con los primeros días del mes de septiembre y llega hasta mediados de octubre. El método de trabajo es indispensable para conseguir un gran producto. Por ello, los encargados se emplean con el mayor cuidado y rapidez posible. De esta manera, se consigue una mejor conservación y calidad. Y, una vez recolectadas se someten a diferentes procesos.

El primero por el que pasan todas las avellanas es el de la separación de las hojas e impurezas. A continuación, para aquellas que se presentan en grano, se debe hacer la eliminación de la cáscara. Pero, por otro lado, para los frutos que van a ser vendidos con cáscara o en grano hay que realizar el tostado característico. Sin olvidar la clasificación según los calibres y categorías, es decir, según los tamaños y el envasado con la correspondiente etiqueta de control de calidad.

Tradición y calidad

El cultivo y explotación de la avellana de Reus tiene una tradición de más de 600 años. Ya en el siglo XIII se cultivaba en esta zona y era conocida por todos los amantes de los frutos secos. Y es que, este producto tiene unas cualidades gastronómicas y alimenticias excepcionales. De hecho, es ideal para consumir a cualquier hora del día y de la forma en que lo prefieras, ya sea cruda o tostada. Además, se trata de un ingrediente que puedes utilizar en muchas tus elaboraciones diarias, ya que se acomoda a una gran diversidad de platos o salsas.

Pero todas sus impecables características de calidad no quedan ahí. Diferentes organizaciones de salud han determinado que incluir pequeñas cantidades de avellana en tu dieta regular puede reducir los índices de colesterol en la sangre. Por lo que, añadir como complemento este fruto seco en tus elaboraciones diarias será altamente beneficioso para el bienestar del cuerpo.

A la cabeza en producción

Como ya te hemos comentado, el origen del cultivo de la avellana de Reus empezó hace muchos años. Y, desde ese momento, la comarca se convierte en el centro de comercialización de este producto. De hecho, actualmente, el 95% de la producción de toda la Península Ibérica pasa por esta zona. A pesar de que empieza a aparecer una fuerte competencia, como por ejemplo las avellanas turcas que, además son más baratas, la catalana sigue exportándose a todo el mundo y es reconocida por su gran calidad.

Avellana de Reus

Avellana de Reus. Fuente: floresyplantas.net (pinterest.com)

¿Has probado alguna vez la famosa avellana de Reus? Es uno de los frutos secos con más historia de nuestro país, de hecho, cuenta con DOP desde hace bastantes años. Además, su espectacular sabor y sus buenas características nutricionales hacen de él una opción increíble. Incluso, puedes elegir la manera en la que vas a disfrutarlo. No esperes más y… ¡abre la cáscara!

Spread the love
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.