Acabamos de vivir una de las noches más mágicas del año y la consiguiente aparición de la estación favorita para muchos. Por lo tanto, para celebrar este día 24 de junio de tanta alegría no puede faltar en todas las mesas una buena coca de San Juan, el manjar por antonomasia de esta fecha. Es imposible no conocer dicha elaboración si eres un amante del dulce y, sobre todo, del calor propio de este día tan señalado en el calendario español. ¿Conoces su origen y todas sus curiosidades? Es tu oportunidad de disfrutar de esta receta tradicional, aunque, ¡ya llegas tarde!

Características de la coca de San Juan

Antes de conocer todo sobre este manjar, hay que saber qué es exactamente la coca de San Juan. Y, en resumen, se trata de una torta plana que se come en toda la costa mediterránea. Su nombre viene del verbo en latín cocere, lo que la emparienta de manera directa con las cakes inglesas y los kuchen alemanes. Además, cabe destacar que son oriundas de Cataluña y el Levante español y se consumen a lo grande en la noche de San Juan, como su nombre te podría hacer intuir.

Y es que, desde la prehistoria, muchas civilizaciones han conmemorado el solsticio de verano y, como en todo, no se puede entender una celebración sin sus rituales gastronómicos. En cuanto a sus características, la masa de la coca de San Juan es muy similar a la de un brioche ligero. Que no es más que un pan enriquecido con huevos, azúcar y mantequilla, y algún que otro aromatizante. Aunque, existen algunas recetas en las que se hace uso de la manteca de cerdo. Además, pueden ser de varios tipos: con mazapán, con crema o nata, con cabello de ángel, y adornadas con piñones, almendras o fruta confitada.

Coca de San Juan

Coca de San Juan. Fuente: bloglovin.com (pinterest.com)

Varias recetas de la coca de San Juan

A lo largo y ancho del territorio nacional podrás encontrar hasta tres recetas diferentes de este postre. Aunque, todas son el mejor símbolo de la celebración del solsticio de verano. En primer lugar, y la más popular, se encuentra la coca de San Juan, con piñones y fruta confitada, aunque también se le puede añadir la crema pastelera. Incluso, es posible verla con chicharrones, de hojaldre o de mazapán, entre otras muchas opciones.

Por otro lado, tendrás la opción de la coca de San Juan alicantina, la cual es una empanada fina de ventresca de atún. Como dato curioso, siempre se encuentra acompañada por brevas durante el encendido de las hogueras tan características de esta noche especial. Y, por último, pero no menos importante, aparece la coca bamba de San Juan, muy popular en la isla de Menorca. Mejor conocida como la ensaimada de menorquina y acompañada de chocolate.

Algunas curiosidades

Tanto si decides hacerte con tu coca de San Juan en algún horno o pastelería de la zona como si deseas elaborarla tu misma en la cocina, existen algunas curiosidades que harán cambiar tu perspectiva sobre este delicioso manjar. Anteriormente se comía con vino dulce o rancio. Esta tradición sigue viva actualmente, aunque el cava va ganando protagonismo. Además, tiene una medida estándar. La cual es el doble de largo que no de ancho y con los bordes bien redondeados.

Junto con todo esto, las frutas confitadas más habitual para elaborarla son las cerezas, las lonchas de naranja y los trocitos de melón. Todo ello le aporta su característico tono verde. En años pasados, se pensaba que la coca de San Juan se tenía que consumir al exterior, porque comerla dentro de casa acarreaba un gran gafe. Y, solo en la ciudad de Barcelona, cada año se suelen vender unas 900.000 unidades.

Platos típicos de San Juan

Cocas de San Juan de chocolate con leche | Fuente: Nestlecocina.es

¿Cómo elaborar la coca de San Juan?

Llevar a cabo la tarea de preparar este delicioso postre en los fuegos de tu casa puede ser algo complicado. No obstante, con paciencia y dedicación, seguro que obtendrás el resultado esperado. Estos son los pasos a seguir para su perfecta elaboración, recomendados por el chef Sergi Vela en su propio curso:

    1. Realiza una infusión con toda la leche, la vainilla de Tahití, la ralladura de limón y la canela.
    2. Efectúa un amasado convencional añadiendo el pre-fermento, anteriormente mencionado, con todo el resto de ingredientes. Es importante que añadas la mantequilla al final del amasado.
    3. Reposo en bloque de una media hora para después cortar en piezas de tu tamaño favorito. Luego debes guardarlo en latas blancas untadas en aceite y filmadas a piel.
    4. Lamina las cocas, pinta con huevo y aplica melón confitado, naranja o cerezas. A continuación, solo dejar fermentar durante 2 horas.
    5. Una vez fermentadas, adjunta piñones y azúcar grano.
    6. Por último, cuece todo esto a 180 grados durante 15 minutos.

¿Cuál es tu estación favorita del año? Si la respuesta a esta pregunta es el verano, es imposible que no te hayas llevado a la boca alguna vez una buena ración de coca de San Juan. Si no lo has hecho todavía, sigue los pasos que has leído anteriormente y prepárate para disfrutar de la mejor elaboración veraniega.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.