Cómo acabar con el desperdicio alimentario

Una lista de nuevos hábitos, formas de trabajar y relacionarnos aparecen con la pandemia que estamos sufriendo. La sostenibilidad y el medio ambiente están en la lista de los expertos mediáticos que nos hablan de temas en los que deberíamos reflexionar y mejorar en estos días. También una mayor solidaridad y humanidad parece que son las asignaturas que hemos aprendido como más importantes. ¿Ha llegado así el momento de ponerse serios en la lucha contra el desperdicio alimentario? ¿Con qué medios y recursos podemos hacer frente a este problema mundial? ¡Atento porque tú puedes colaborar igualmente!

Los números del desperdicio alimentario

Las cifras cada vez son peores contra el desperdicio alimentario. En España, por ejemplo, se han tirado un 9% más de alimentos en 2019 que en 2018, despilfarrándose 1.400 millones de kilos. Siguen siendo los hogares los que peor gestionan esto de toda la cadena de alimentación con un 43% del despilfarro. Le sigue la industria y los productores con un 38%. El comercio y la restauración desperdician un 9 y 10% respectivamente. Poseen los porcentajes más bajos, así que el quid de la cuestión está en tu nuestras propias casas, sobre todo.

En el caso de los hogares, el 82% de los alimentos que se tiran a la basura no se han ni abierto ni consumido en parte. Los alimentos más tirados son sobre todo frutas, hortalizas y productos lácteos. Sorprende que sigue siendo la clase media y media-baja los que más alimentos desechan.

La sostenibilidad medioambiental

La lucha contra el desperdicio alimentario también tiene mucho que ver con el medio ambiente. Debemos saber que el sistema alimentario consume el 30% de la energía disponible en todo el mundo. Dos tercios de esta energía se consumen en el transporte, procesamiento y embalaje de los alimentos.

A nivel hídrico, el despilfarro en alimentación tiene un huella equivalente a todo el caudal del río Volga durante todo el año, es decir algo más de 250 Km cúbicos. En España desperdiciamos 169 kilos de comida por habitante al año, esto significa que casi una cuarta parte del agua total que consumimos se emplea en cultivar alimentos que nadie come. En términos de gases de efecto invernadero se lanzan 3.300 millones de toneladas de gases, un 10% del total, que podrían evitarse si la gestión fuera excelente.

Un problema ético

A nivel económico, se pierden o tiran más de 900 mil millones de dólares en todo el mundo. Esto representa un 25% de los alimentos que se producen. La FAO calcula que en España lanzamos anualmente casi ocho millones de toneladas de productos alimentarios a la basura. Sin embargo, más de mil millones de personas en todo el mundo siguen pasando hambre y en los países desarrollados se produce cada vez más desigualdad social, lo que produce que se incremente la pobreza.

Plan sencillo que puedes seguir

Sin lugar a dudas este problema se soluciona siendo conscientes de él y marcándonos unas estrategias que ayuden a mejorar nuestra gestión de alimentos. Estas son algunas de las ideas:

  • Realiza una compra responsable después de revisar tu frigorífico.
  • Compra solo lo que necesites. Piensa antes de comprar es la mejor forma de ahorrar.
  • Consume los alimentos por orden de caducidad y ten ordenado y limpio el frigorífico.
  • Cocina las raciones adecuadas, no hagas raciones que no vayas a comer.
  • Vigila mucho la conservación de frutas y vegetales. En especial en los meses de calor.
  • Aprende algunas recetas para aprovechar los restos de comida.
  • En los restaurantes pide llevarte la comida que no consumas.

En el caso de los productores y comercios, simplemente con la comercialización de frutas y verduras que no son perfectas a la vista evitaríamos más de un 10% del desperdicio de esta parte de la cadena alimentaria. Esta comercialización ya se realiza en muchos supermercados europeos donde tienen una sección de frutas y verduras “imperfectas”.

desperdicio alimentario

Huevo, tomate y vegetales

La tecnología puede ayudarnos

Últimamente han aparecido algunas aplicaciones móviles que nos pueden ayudar a luchar contra el desperdicio alimentario y también favorecer a nuestra economía. En general son aplicaciones que permiten encontrar comida de restaurantes o establecimientos con precios muy especiales antes de que estos los desechen. Entre estas nos encontramos Too Good to Go, Geev, Tapper y weSAVEeat.

Es importante dar un primer paso y aunque no consigamos erradicar este problema de nuestras vidas, sí podemos cambiar la tendencia. ¿Te subes al carro de combate en esta batalla por una alimentación más cuidada y respetuosa que palíe el desperdicio alimentario?

Translate »