Cómo comer amaranto: ¡amarás este vegetal!

Es un planta herbácea que muchos la catalogan como un ‘pseudocereal’. Su cultivo es originario de las zonas templadas y cálidas de América Central. ¿Sabes cómo comer amaranto? Actualmente se empieza a producir experimentalmente en España, ya que su consumo está creciendo. Es un vegetal muy saludable y tiene un gran interés gastronómico. Si no lo conoces, te vamos a explicar un poco más la historia, propiedades e incluso uso en la cocina de este alimento también conocido como ‘kiwicha’.

Su nombre proviene del griego y significa siempre viva. Este nombre tiene su explicación porque la planta está en casi permanente floración, con una bella inflorescencia y coloración. Esto la ha llevado a que, en muchos lugares, la conozcan como una planta ornamental, pero su gran interés está en la alimentación. Ya la usaban culturas como los Mayas, Incas y Aztecas por su aportación a las dietas. Con la gran industrialización de la agricultura dejó de tener importancia y, actualmente, por sus propiedades vuelve, como otros vegetales, a tener atracción alimentaria y gastronómica.

Interés culinario

Su composición nutricional hace del amaranto una de las plantas con más interés en el mundo. Su gran resistencia a la sequía y adaptabilidad, además de su alto nivel de proteínas y minerales hace que se pueda considerar como una planta muy interesante para la alimentación humana. En muchos lugares del  planeta goza de cierta fama. Además, su rendimiento agrícola en condiciones normales es muy aceptable y puede cultivarse en muchos sitios para ayudar a la tan necesitada diversidad. Del ecosistema y de la alimentación.

Desde la FAO describen al amaranto como uno de los mejores alimentos vegetales para el consumo humano. También la NASA lo ha usado en la alimentación de los astronautas desde 1985. La agencia espacial lo considera uno de los alimentos del futuro por sus propiedades y por la aportación de beneficios a la salud. Así que ya sabes, aprende a cómo comer amaranto para disfrutarlos.

Propiedades del amaranto

Aunque se parece mucho a un cereal, el amaranto tiene un nivel de proteína más similar a una leguminosa ya que ronda el 17%. Tiene un casi completo en los aminoácidos esenciales, a excepción de la leucina. En cuanto a los hidratos de carbono conviene mencionar que son su principal componente con un 57% y encontrándose, casi en su totalidad, en forma de almidón. A diferencia con los cereales, este almidón no va acompañado de gluten, lo que puede ser muy interesante para muchas personas.

Por otra parte, tiene un alto nivel de vitaminas del grupo B, así como de minerales entre los que podemos destacar el calcio, el magnesio, el fósforo, el hierro y el potasio. También debemos destacar su alto nivel en antioxidantes, en especial de compuestos fenólicos, y de niveles de fibra que son superiores a la mayoría de cereales con un 7%. Sin embargo, por lo que llama más la atención este vegetal es por el alto nivel de grasas insaturadas que tiene, cerca de un 8%, que proporcionan muchos beneficios a nuestra salud.

cómo comer amaranto

Bol con amaranto

Sus beneficios

Antes de ver cómo comer amaranto, uno de los principales beneficios (al ser un alimento rico en grasas insaturadas) repercute en problemas cardiovasculares, ayudando a reducir el nivel de colesterol y regular la presión arterial. A todo ello también ayuda que sea rico en carbohidratos de absorción lenta.

Este vegetal contiene un índice glucémico bajo, ayudando de esta forma a todas las personas con problemas de diabetes. Además, al no tener gluten, también es ideal para personas celíacas o poco tolerantes a este elemento.

Su alto nivel proteico la hace un alimento muy interesante para todas las personas veganas, en especial, por contener lisina, un aminoácido esencial que no esta presente en muchos cereales. Por último, su alto nivel de vitaminas B y E ayuda a mejorar el sistema inmunológico y también el metabolismo. Incluso por su alto nivel de fibra aporta un mejor equilibrio y mejora la microbiota en el intestino.

En la gastronomía: cómo comer amaranto

En líneas generales, en la cocina se puede tratar como un cereal, como es el caso del arroz. También como la quinoa, pudiendo sustituir muchas recetas donde estos ingredientes están presentes. Esto ayudará a tener una dieta más rica y diversa con todas las ventajas que ello conlleva. Pero, ¿cómo comer amaranto? Pues puede cocerse y unirse con ensaladas de legumbres. También simplemente cocerlo y utilizarlo para relleno de calabacines, berenjenas, croquetas, o solo saltearlo para acompañar otras verduras.

La harina de amaranto es interesante para algunas recetas y para utilizarla como espesante para sopas y salsas. El germinado de esta planta, como otros muchos germinados, puede acompañar muchas ensaladas y elaboraciones. Por último, por su alto nivel de grasa se pueden elaborar palomitas simplemente calentando una sartén y convirtiendo esta semilla en un delicioso snack. ¿Sorprendente verdad? ¡Ya sabes cómo comer amaranto, ahora solo te queda disfrutarlo!