Jackfruit sabor a cerdo: todo sobre esta fruta

Aunque aquí en España e incluso Europa no está muy presente, en el mundo globalizado actual cada vez nos llegan más grandes productos de otros países y continentes como el jackfruit sabor a cerdo. ¡No, no es carne ni tiene que ver con el animal que tanto conocemos aquí! Hablamos de una fruta tropical también denominada yaca y cuyo aspecto exterior no la convierte, en absoluto, en apetitosa. Sin embargo, su pulpa interior cautiva a los consumidores veganos, sobre todo, ya que la consideran una interesante sustituta de manjares cárnicos con su sabor similar. Te contamos al detalle mucho más sobre dicho fruto exótico. ¡Qué no te engañe a simple vista!

Historia y origen del fruto

En el sureste de Asia, concretamente en las regiones de la India y Malasia, esta fruta nace en un ambiente natural húmedo pero de altas temperaturas. Estas condiciones le son perfectas para su desarrollo desde la semilla hasta la recolección para acabar en el mercado. Las islas del Pacífico e incluso otras zonas de América Latina igualmente pueden disfrutar de su cultivo, desde México hasta Brasil. Pero el origen del jackfruit sabor a cerdo se remonta a Sri Lanka, en un territorio isleño donde crece a los laterales de los caminos, en la selva o en otros puntos agrícolas.

Su árbol es enorme, se asemeja en altura a un roble antiguo y puede soportar más de una tonelada de yacas, pudiendo alguna de estas alcanzar el peso de 30 kilogramos. Una vez ya bien madura, hablamos de la fruta más grande del mundo que ya se está importando en nuestro país en pequeñas cantidades. ¿Te apetece saber aún más sobre ella? ¡Atención al siguiente punto!

jackfruit sabor a cerdo

Jackfruit o yaca

¿Cómo es el jackfruit sabor a cerdo?

De primeras puede que no te llame la atención debido a su superficie muy rugosa, repleta de pequeñas protuberancias. Esas que te adelantan un tacto poco agradable. No obstante, su esencia está en el interior. Por fuera es verde siempre, por lo que no debes pensar que no está madurada si la ves así en el supermercado o frutería. Resulta que sus ‘puntitos’ característicos se van oscureciendo hacia un tono marrón. Luego, ya en su contenido, este es muy carnoso, de color amarillo y con una pequeña semilla que tiene el tamaño de una castaña. ¡Recuerda que en su conjunto se trata de una enorme fruta!

Eso sí, no debes pecar de inocente con esas semillas, ya que si las ingieres crudas, puedes intoxicarte. Solo cocinadas son aptas para consumo humano sin problemas porque, además, contienen un alto porcentaje proteico. Pero bueno, volviendo al jackfruit sabor a cerdo, cabe resaltar que puede incluso llegar a medir hasta 90 centímetros. ¡Qué barbaridad! Aunque quizás lo más sorprendente es que se asemeje en el paladar a un producto cárnico. Eso cuando está pasado por el fuego, ya que crudo es similar al mango, con una mezcla entre dulce y ácido.

Nutrientes y uso en la cocina

En general, la yaca es muy nutritiva porque tiene alto contenido en fibra, vitaminas A y C e incluso proteínas de alto valor biológico. Para las personas que sufren anemia, el jackfruit es muy recomendable porque también tiene hierro. Y, por supuesto, los hidratos de carbono tampoco se quedan escasos en calidad. Por todos estos nutrientes, los veganos lo valoran mucho como alternativa a la carne, ya sea porcina o de pollo. Los amantes de lo saludable también lo miran con buenos ojos, ya que escasea tanto en grasas como en calorías. Tan solo 45 por cuatro gajos del fruto.

yaca gajos frutos

Gajos de yaca

¿Cómo puedes introducirlo en recetas culinarias más que atractivas? Pues es muy sencillo, sobre todo porque su uso se reparte entre guisos, estofados, ensaladas y hasta hamburguesas. Gran polivalencia destaca en esta fruta exótica cuya pulpa es rígida, dura e incomible. Al menos debido a su insipidez. Los paladares más atrevidos sí pueden degustar esta parte, tras un toque por los fogones y un aliño con especias variadas. Volviendo al jackfruit sabor a cerdo en sí, debes cortarlo en dos mitades para retirar sus gajos antes de meterlos en agua con salmuera. Ya después, incluso en repostería puedes aprovecharte de él, en particular sus partes más dulces, obviamente. Por aquí te dejamos algunas de las recetas deliciosas que puedes elaborar con este gran producto asiático.