Queso Ibores, sabor de tradición extremeña

Entre valles, bosques de alcornoques y de encinas, y rodeado de enormes jarales; una orografía que, por un lado es sierra y, por otro lado penillanura. Ahí, en ese paisaje tan variado del norte de Extremadura, se encuentra la zona de producción de un queso de cabra lleno de sabor, personalidad y tradición. Es el queso Ibores; cuenta con Denominación de Origen Protegida (DOP) que garantiza su calidad -lo cual le ha llevado a ganar múltiples reconocimientos y premios- y, además, es respetuoso con el medio ambiente, teniendo un alto valor ecológico. ¿Quieres saber más sobre este queso caprino tan especial?

Denominación de Origen Protegida “Queso Ibores” 

Cuando se trata de un producto con DOP, casi tan importante es el origen y la zona donde se produce como el mismo alimento en sí. ¿Por qué? Porque las características climáticas y geográficas influyen notablemente en el sabor, en la elaboración y en el estado de los animales. En ese sentido, la zona de producción del queso Ibores comprende 35 municipios de Cáceres, que están dentro de las comarcas de Ibores, Villuercas, La Jara y Trujillo -es decir, en la parte septentrional de Extremadura-. El paisaje es variado: te puedes encontrar sierras y también te puedes encontrar llanuras -y quizás sea eso lo que hace este queso tan especial-.

queso Ibores

El queso Ibores se elabora en el norte de Cáceres (Extremadura) | Fuente: quesoibores.org

Ahora hablemos de la gran protagonista: la cabra. El queso Ibores está elaborado con la leche de las razas Retinta, Serrana y Verata -además de los cruces entre ellas-. Bien es cierto que cada animal tiende a adaptarse mejor a la orografía de unas zonas que de otras, pero en este caso, el ganado caprino está bastante adaptado a las condiciones del lugar. Esto es una gran noticia, porque de esa manera se está poniendo en valor el gran interés ecológico que hay en las comarcas de la zona, en la que la vegetación está muy extendida.

Textura, sabor y elaboración

La leche caprina siempre le da un sabor especial al queso; en este caso, para elaborar el queso Ibores, emplean leche cruda de estos rumiantes con un tiempo de maduración de 60 días. Sin embargo, hay una excepción: también podrán considerarse quesos artesanos aquellos que se producen en queserías artesanales de pequeña producción en las que la leche usada sea de sus propios rebaños y cuyo proceso de maduración alcanza los 100 días como mínimo.

Se trata, además, de un producto graso que, como hemos dicho, se elabora a partir de la leche de cabras de raza Retinta, Serrana y Verata. A la hora de elegir tu queso Ibores puedes tener en cuenta su corteza, que puede ser natural, pimentonada o untada en aceite. En boca, es cremoso y mantecoso y, sin ser excesivo, se aprecian los sabores de la leche cruda, que le dan ese toque tan característico.

Tal como aseguran desde la misma DOP, “tiene un ligero toque picante, moderadamente ácido y un retrogusto persistente que recuerda a frutos secos (castañas, nueces) y aromas florales”. En otras palabras, todo un festival de sabores que explotan en la boca y hacen de este queso uno único.

queso Ibores

Queso Ibores, con Denominación de Origen Protegida | Fuente: quesoibores.org

Las queserías

Principalmente, hay cinco queserías que elaboran queso Ibores: Almonte, Berrocales Trujillanos, Las Villuercas, Ignacio Plaza Mariscal y Luis Fernández León. Todas ellas aportan su grano de arena a la producción de este queso tan especial en Cáceres. Pero eso sí, con un objetivo común: que la elaboración de un producto tan importante, tradicional y con tanta historia detrás no cayera en el olvido con el paso de los años.

Hoy en día, el queso Ibores se distribuye a nivel regional y nacional en algunos mercados, aunque también hay un pequeño porcentaje de exportación. De hecho, si te apetece probar este producto, la mejor idea es acudir a tiendas especializadas en alimentos artesanos; es la mejor opción.

queso Ibores

Queso Ibores, elaborado en Extremadura | Fuente: quesoibores.org

En lo que se refiere al queso curado, la combinación ideal es la de los vinos de crianza y elaboraciones cárnicas o de caza. Para el queso semicurado, recomiendan maridarlo con cervezas -ya sea rubia o tostada-, sidra o cava. En este caso, acompaña perfectamente platos de marisco y pescados. Pero en realidad, con un queso de esta calidad y sabor, ¿qué no funciona? Te invitamos a probar el queso Ibores ya mismo, ahora que sabes cómo es. 

Spread the love
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.