Descubre los tomates para hipertensos. Si te tomas la tensión a diario pueden serte de gran ayuda. No obstante, deberás vivir en Japón para adquirirlos. Sin embargo, ¿cuánto tardaremos en encontrar productos de similares características en el resto del mundo? No te pierdas este artículo sobre tomates, ciencia y tecnología. Descubre las técnicas de genética más increíbles.

¿Por qué son tomates para hipertensos?

Una startup de Tokio, Sanatech Seed, ha logrado una proeza muy útil para la salud de los humanos. Además, en este también han participado científicos de la universidad de Tsukuba. Se trata, nada más y nada menos de tomates capaces de bajar la tensión. ¿Pero esto es posible? Claro que lo es, siempre que alteres la genética de este fruto. Si ya de por sí son saludables, ahora lo serán más. Prepárate, si viajas a Japón en unos meses, para encontrarlo en las tiendas de este país. De momento cuestan 58 euros los tres kilos.

Esta variedad de tomate se llama Silicona Rouge High GABA. Esta última palabra hace referencia al acrónimo del ácido gamma-aminobutírico. Nos referimos a un aminoácido a la que se le atribuye la capacidad de bajar la presión arterial. También ayuda a la relajación.

Tomate jeringuilla/Tomate para hipertensos

Tomate modificado genéticamente/Fuente: Pixabay

¿Cómo se hacen?

Poniéndonos técnicos podemos decir que la base de los tomates para hipertensos es la tecnología CRISPR. Esta consiste en cortar y pegar secuencias de ADN. Los científicos especializados lo logran utilizando una molécula de ARN con un diseño especial. Este permite guiar una encima llamada Cas9. Suena muy complicado… Y lo es. Muy a grosso modo, podemos hablar de que pegan la parte que les interesa por sus propiedades al ADN. A su vez, quitan lo que no quieren. De esta forma logra bajar la tensión.

La tecnología CRISP no se limita solo a los tomates. Posee múltiples aplicaciones para la humanidad. Por ejemplo, permite el tratamiento y prevención de enfermedades hereditarias. También es capaz de acabar con superbacterias o crear alimentos más resistentes y con menor huella ecológica. ¿Es este el comienzo de una era en la que los transgénicos mejores nuestra salud con un impacto mínimo en el medio ambiente? ¿Confiará el público en estos productos?

Compártelo