Crema profiláctica para salvar la hostelería

Esta crema profiláctica podría aliviar los síntomas económicos de la pandemia al prevenir contagios mientras se está comiendo en un bar o restaurante. Gracias a un científico y a un cocinero se ha encontrado una membrana protectora que evitará que el coronavirus infecte al comensal. Descubre los sorprendentes detalles de este hallazgo que podría permitirnos comer con total tranquilidad al quitarnos la mascarilla. Al menos mientras nos habituamos a este incansable virus con el que nos toca convivir.

La hostelería gravemente amenazada

Por fin aparece un producto que puede brindar algo de esperanza a la hostelería. La restauración, para bien y para mal, es un sector económico de mucho peso en nuestro país. Por desgracia, la llegada de turistas ha caído notablemente a causa de la pandemia. Es por ello que quienes viven de este negocio deben encontrar soluciones para salir a flote. Una de ellas es esta crema profiláctica capaz de impedir el paso del coronavirus a tu organismo a través de tu boca. Sería como llevar una mascarilla dentro de la boca solo que mucho más efectivo.

A estas alturas de año todos tenemos una idea de cómo se propaga el virus. El hecho de que lo haga a través del aire y se adhiera a superficies lo conocemos todos. A ello se debe que el uso de mascarilla reduzca las posibilidades de transmisión de este virus respiratorio. La crema puede ser ideal en este contexto tan incierto. La tónica general es la reducción de aforos y cierres de barras por parte del Estado pero pueden estudiarse nuevas medidas.

Medidas de higiene

Medidas de higiene como el lavado de manos han recobrado protagonismo

¿Cómo funciona esta crema profiláctica?

José Manuel Pérez de Alastra es un científico miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Este trabaja en el Instituto de Productos Naturales y Agrobiología de Tenerife. Resulta que ha descubierto el secreto de las gallinas que puede ahorrarnos multitud de contagios. Sin embargo, debemos agradecer a Diego Schattenhofer su presentación en la actual edición de San Sebastián Gastronomika como una novedad. Este dirige el restaurante 1973 Taste, en Arona (Tenerife).

Resulta que una gallina inmunizada contra una enfermedad concentra todos sus anticuerpos en la yema del huevo. La pregunta es: ¿cómo conseguir que nos proteja de una enfermedad que afecta a humanos como la Covid-19? La respuesta es compleja. Generaron estos anticuerpos frente a unas regiones críticas de la proteínas del virus que son las que se unen al receptor humano. Ya, sabemos que igual suena algo complicado.

La crema profiláctica

La crema profiláctica envasada / Foto: @diegoschattenhofer

El investigador detalla que si estos se colocan de manera específica en la boca pueden bloquear el acceso del virus a nuestras células. Esta capacidad se ha demostrado en dos ensayos. El primero fue in vitro. Para el segundo se examinaron muestras de saliva humana en diferentes tiempos tras la ingestión. Por lo visto, la pomada dispersa anticuerpos en todo el tramo que recorre la comida. Empieza por la boca, continúa por la faringe y sigue por el esófago. Estos nos protegen de alimentos que han sido contaminados por otras personas sin darse cuenta, en casos del vertido de partículas por parte de otros comensales o casos similares. Hacen así que lleguen seguros al estómago.

La crema profiláctica podría dar un respiro a la ya deteriorada restauración

La crema profiláctica podría dar un respiro a la ya deteriorada restauración

Ciencia y gastronomía

Los ácidos del estómago destruyen el virus, por lo que no hay por qué preocuparse. Por ello es que es un producto con aplicación gastronómica. Diego Schattenhofer es el cocinero argentino afincado en Tenerife encargado de pasar este hallazgo a sus recetas. Ya ha desarrollado pomadas y salsas con estas propiedades que estará encantado de aplicar a su cocina. Espera el visto bueno de las autoridades para incorporarlo al gofio, guarapo y almidones hidrolizados.

Medio gramo de crema profiláctica aporta unos anticuerpos que duran dos horas. Mucho tendría que alargarse la cena para que perdieran eficacia. Por ello es que Schattenhofer está tan entusiasmado. Asegura a la Agencia EFE que sigue trabajando en las “posibilidades gastronómicas” de la pomada. “En un menú de nueve platos podríamos trabajar con esa yema de huevo en un mojo rojo o un sabayón inmunizados. La ciencia dirá cuándo puede ver la luz, pero estamos súper ilusionados con este trabajo”, ha señalado.

Cartel

Cartel que presenta la intervención de Diego Schattenhofer en el festival / Fuente: @diegoschattenhofer

Todas las respuestas ante esta crisis son pocas, por lo que recibimos con alegría la noticia. Está en manos de cada uno de nosotros frenar el avance de la pandemia. Así pues, podemos estar agradecidos a los investigadores y a los cocineros que añaden gusto a sus descubrimientos. ¿Será esta crema profiláctica realmente útil para evitar contagios mientras disfrutas de una comida o cena con los tuyos? El tiempo lo dirá.