Fogonero noruego, pescado fuerte y sabroso

Blanco, de pesca salvaje y sostenible en la costa de Noruega, el fogonero noruego es un pescado diferencial, que posee unas características muy particulares respecto a otras especies. Recientemente ha arrancado la temporada idónea para las capturas de este fantástico pez que destaca por su fuerza, su velocidad y su gran potencial en la gastronomía. Con gran relación calidad-precio, su sabor es muy especial, algo que motiva su cada vez mayor prestigio en el mercado de productos del mar. Aquí en España, está aumentando su buena aceptación por parte de los consumidores. A continuación te contamos todo lujo de detalles acerca de esta variedad de bacalao.

A fuertes corrientes, fuertes músculos

Aunque pueda parecer un pez más del montón marino, no hay semejante que pueda igualar las capacidades que tiene el fogonero noruego. Nada entre las corrientes más fuertes del planeta, que rodean las costas del norte del círculo polar ártico. Concretamente, es en el estrecho de Saltstraumen (Noruega) donde desarrolla una potente musculatura debido a las condiciones acuáticas en las que tiene que moverse y sobrevivir. Los remolinos que se originan en la zona convierten esas aguas en imposibles para que un ser humano pueda nadar.

No ocurre así con esta especie de pescado, una de las pocas existentes que es capaz de nadar con agilidad y velocidad en esa peligrosa corriente marina. Los 400 millones de metros cúbicos de agua que atraviesan el estrecho canal (entre el fiordo noruego y el gran mar abierto) dos veces al día producen una enorme presión. De ahí que la marea que corre sea tan potente, no apta para débiles. El fogonero noruego es más bien fuerte para nadar a contracorriente, recorrer grandes distancias para buscar alimento y también para desovar en lugares adecuados.

Así es el fogonero noruego

Desarrollando así una poderosa musculatura, hablamos de un pescado muy característico, que ofrece una carne magra, de color gris claro y con textura firme. Es jugoso y sabroso en el paladar, por lo que se distingue de otras especies en su sabor más intenso. Sin embargo, también se diferencia de otros pescados por una línea que le recorre a lo largo ambos lomos. De fogonero noruego se capturan unas 300.000 toneladas en la modalidad salvaje, cuando los pescadores salen a desafiar a esas revoltosas mareas. El rango de esas capturas va desde Stad hasta la península de Kola, en un espacio marítimo que atraviesa la costa de Noruega.

A pesar de poder encontrarlo durante todo el año para su consumo, ahora en estas fechas comienza su temporada fuerte para pescarlo, siempre por parte de compañías certificadas con el sello azul MSC. Y es que se respeta mucho la sostenibilidad de este pez que se alimenta de arenques, gambas y espadachines. Desde el año 2018 puede disfrutarse en España, ya que empezó a exportarse para que los españoles lo pudiesen comprar en más de dos mil puntos de venta.

Si te interesa probarlo, te adelantamos ya que su precio es bastante asequible tratándose de un producto del mar y que lo puedes adquirir en pescaderías tradicionales. Además, por supuesto, de las habituales cadenas de distribución de alimentos o supermercados. Vamos a ver ahora qué te ofrece en términos gastronómicos.

fogonero noruego

Pez fogonero / Foto: hogarmania

Versatilidad y perfecto para la cocina española

A tu dieta puede aportar lo que otros pescados también tienen, pero hay que destacar proteínas, vitaminas D y B12, selenio e incluso yodo. Es un producto muy versátil que encaja a la perfección con los métodos de cocinar o los platos de la gastronomía española. Puede elaborarse al horno, rebozado, a la plancha, al vapor y hasta en deliciosos guisos. Tú decides cómo quieres integrarlo en tus preparaciones más clásicas o modernas. Este pescado blanco es especialmente ideal para combinar con sabores fuertes, debido a su intenso sabor tan particular.

Sus filetes siempre han formado parte de la gastronomía del país nórdico, sobre todo para elaborar las denominadas ball (bola o pelota en ingles). Se trata de una especie de albóndiga preparada con patata rallada, cebolla y tropezones de fogonero noruego. ¡Puedes intentar replicar esta receta en casa fácilmente! Otros platos que son muy recomendables con él son las sopas y los estofados, dos clásicos entre las cenas de los habitantes de Noruega. Ya sabes que en esas tierras gélidas reinan las bajas temperaturas, por lo que hay que calentarse con estos ricos manjares.

No obstante, en barbacoas o frituras igualmente puedes utilizar el fogonero noruego, “un pescado saludable, cuya carne compacta y jugosa es muy sabrosa”. “Hace que se adecúe muy bien a la forma de cocinar de los españoles”, explica Bjorn-Erik Stabell, director del Consejo de Productos del Mar de Noruega en España. ¡A disfrutar de este manjar se ha dicho!