Es un condimento único en su género y que goza de Denominación de Origen Protegida. El pimentón de la Vera procede de unos selectos pimientos cultivados en una región muy concreta de Cáceres (Extremadura). Algo que permite vincular este oro rojo de la gastronomía española al territorio extremeño, donde tiene gran popularidad. Con un proceso artesanal y natural de elaboración, este polvo tiene una calidad reconocida que propicia su uso en multitud de recetas. En los siguientes párrafos repasamos su origen, cultivo y cómo es.

Un sustituyo vital en La Vera

Para descubrir el origen de este producto nos tenemos que remontar a los tiempos de cosecha de la planta del pimiento en la provincia de Cáceres. Los datos históricos que se tienen fechan el inicio a finales del siglo XV cuando frailes Jerónimos del monasterio de Guadalupe se dedicaban al cultivo. Fue poco a poco popularizándose hasta llegar a otro lugar monumental de especial relevancia después: el monasterio de Yuste, ubicado en la comarca de La Vera.

monasterio

Monasterio de Yuste / Foto: pimenton-vera

Dicho vegetal no era autóctono español sino que fue traído por Cristóbal Colón en su tercer viaje entre el Nuevo Mundo y España en 1493. Creía el aventurero que el pimiento podría ser un buen sustituto de la pimienta que se importaba desde Oriente. Viendo la evolución que tuvo más adelante el condimento, no se equivocaba con sus pronósticos. Porque se extendió a otros países europeos a partir del siglo XVI y más tarde llegó a los contenientes asiático y africano.

Ahora bien, concretamente en La Vera el cultivo americano tuvo enorme repercusión, ya que sirvió como gran solución al problema que había ocasionado la pérdida del castañar. Una epidemia afectó al árbol y fue catastrófico para los agricultores cacereños, esos que vieron nacer la industria del pimentón. Pronto se convirtió en un producto vital para la alimentación de los lugareños también porque se comenzó a utilizar en la elaboración de chacinas. Luego, el incremento de su demanda ayudó a su extensión.

cuchara con pimentón

Cuchara con pimentón / Foto propia

Importancia de la Sierra de Gredos

De manera definitiva, el cultivo de pimientos se consolidó a mediados del siglo XVIII en bancales a la derecha del río Tiétar. Fue en la citada comarca de La Vera donde se adaptó perfectamente a las condiciones geográficas y climatológicas. Es una planta que se beneficia de temperaturas suaves en invierno así como de veranos secos. Justo lo que ofrece una zona localizada al noreste de Cáceres, protegida por la cadena montañosa de la Sierra de Gredos. Un relieve que evita los vientos polares al tiempo que aporta agua de sus cumbres.

Aunque esa región cacereña sea la más importante, prestigiosa y especializada en el pimiento de La Vera, la DOP ampara también otras comarcas del norte provincial. Son Campo Arañuelo, Valle del Ambroz y Valle del Alagón y Arrago. En todas las zonas, que son de regadío, cobra importancia un agua de calidad (sin sal) procedente también de las sierras que bordean a los municipios. Los afluentes fluviales que recorren los campos sirven para la planta del pimiento, que es sensible a la salinidad.

campo de la vera pimentón

Comarca de La Vera / Foto: pimentón-vera

Así se elabora el pimentón de La Vera

Tras el cultivo de los pimientos, su recogida se da cuando en la planta están maduros casi la totalidad de ellos, con los frutos más bajos ya arrugados. Según marca la DOP, esos frutos totalmente rojos deben ser de las variedades Bola y Ocales (Jaranda, Jariza y Jeromín). Además, en el momento de su recolecta tienen que estar maduros, sanos e incluso limpios de plagas o enfermedades.

Luego de la cosecha, arranca el proceso para obtener el oro rojo extremeño, donde tiene un papel fundamental el secado. Este se lleva a cabo de manera artesanal, en muchos casos manteniendo la tradición con secaderos que aprovechan el fuego de leña de encina o roble. Permanecen en esta fase, cuyo objetivo es deshidratar al pimiento, durante unas dos semanas en las que el agricultor da les va dando vueltas cada día.

 

Después, una vez seca, esa materia prima se destina a alguna cooperativa que fabrica el pimentón de La Vera en molinos. Realmente esa previa fase de ahumado es la que otorga al futuro condimento un aroma y un sabor característico, que es penetrante e intenso.

Con alto poder colorante, es un producto duradero en el tiempo para utilizarlo en todo tipo de recetas a las que se les quiera dar ese toque diferencial. Puede ser de tres sabores: dulce, agridulce o picante. Además de en la cocina, se emplea tradicionalmente en la elaboración de embutidos. 

Pimentón de la Vera

Pimentón de la Vera y cuchara / Foto propia

En resumen, así es un distintivo pimentón de La Vera cuyo prestigio es nacional e internacional. Si quieres darle un toque de color y picor a tus platos, búscalo en tu supermercado. Se vende en gran variedad de establecimientos.

Spread the love
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.