¿Has estado en Galicia y no has comido tarta de Santiago? Si la respuesta es afirmativa es que igual no has estado en Galicia. No hay un postre tan gallego como este. Popularizada a través de millones de peregrinos que a llevan a sus tierras, su popularidad no ha dejado de crecer. A continuación descubrirás sus curiosos orígenes. Cómo pasó de ser un manjar de lujo a un reclamo turístico. ¿Qué tiene que ver un inquisidor general con esta historia? Adentrémonos en el apasionante mundo de la repostería gallega.

¿Cómo es?

Piensa en un postre gallego. Seguro que se te ha ocurrido el que probablemente sea el más icónico. La tarta de Santiago es degustada año por innumerables peregrinos. Quienes recorren el camino que lleva el mismo nombre que la tarta no la olvidan. Por ello es que deciden llevarla a sus hogares y hoy la encontramos en las pastelerías de toda España. Tal es su prestigio que puedes encontrarla en el Boletín Oficial del Estado. Fue allá por 2006 cuando las autoridades le otorgaron la Indicación Geográfica Protegida.

Su ámbito de producción es Galicia entera, según el mismo BOE. Sin embargo, para obtener una tarta con IGP precisa estar hecha en un obrador gallego de forma tradicional. Su forma es redonda y está cubierta de azúcar glaseado. Es fundamental que lleve la Cruz de la Orden de Santiago como seña de identidad. Esta puede que te suene del atuendo de Velázquez cuando retrató a las meninas. Su aroma consiste en yema y almendra. Esta misma es la que le aporta su sabor característico.

Por otra parte, la textura es esponjosa y granulada. También podemos referirnos a la manera de presentar la tarta de Santiago. Lo podemos hacer forrándola (con base) o sin forrar. Dentro de estas dos variedades habrá más en función del tamaño de la tarta que queramos realizar. Se elabora a partir de yema, almendras molidas, azúcar, huevos y ralladura de limón. Antiguamente se utilizaba harina aunque ya ha caído en desuso este ingrediente.

Tarta de Santiago

Tarta De Santiago/Fuente: @bulldog_punk en Twitter

Origen e historia de la tarta de Santiago

La comunidad autónoma de Galicia la incluyó en su inventario de productos tradicionales de 1996. Su catalogación fue de “producto típicamente gallego”. Para llegar a este punto tuvo que darse un proceso. El camino de la tarta de Santiago hasta convertirse en leyenda comenzó en la Edad Media. Por aquel entonces no se cultivaba la almendra en Galicia porque ahí no existen los almendros. Se importaba desde el levante y era considerado un manjar de la nobleza.

Sus fines eran terapéuticos, además de gastronómicos. La primera referencia sobre la tarta data de 1557. En aquel entonces un hombre llamado Pedro de Porto Carrero comenzó a prepararla. Por aquel entonces se le conocía como Torta Real y se servía fragmentada en dos porciones individuales. Con su nombre actual la encontramos en el cuaderno de confitería de 1838 de Luis Bartolomé de Leybar. A partir de aquel instante comienza su expansión por todos los libros gallegos sobre repostería.

No está del todo claro su origen preciso. Lo que sí es conocido es la historia sobre por qué se aplica la cruz de Santiago sobre ella. Nos remontamos a 1924. En aquel año José Mora Soto, fundador de Casa Mora en Santiago de Compostela, quiso darle un toque distintivo a la tarta. El resto de compostelanos le imitaron y la costumbre permanece hasta el día de hoy. Todas las tartas de Santiago llevan la cruz hoy en día.

Recomendaciones

En informaciongastronomica.com te animamos a que recorras el camino de Santiago. Una vez lo hagas podrás probarla en diferentes lugares. Para muchos la mejor es la de la misma Casa Mora (hoy en día se llama Mercedes Mora). Tampoco podemos olvidarnos de los conventos y de su prestigio repostero. El de San Paio de Antaltares se encuentra en la plaza de de Quintana de Vivos en Santiago. Sus monjas también se especializan en pastas de té.

una tarta

Tarta De Santiago con almendras a su lado/Fuente: @erikabocatus en Twitter

Casal Colón es otro establecimiento compostelano conocido por sus tartas. También se especializa en caprichos de Santiago y perlas de Compostela, entre otros productos. Aprovecha y no te limites solo a la tarta. Galicia es una tierra repleta de auténticos tesoros culinarios para todos los paladares.

 

 

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.