Uva del Vinalopó, la exclusiva de Nochevieja

Ya quedan solo unos días para que vivamos el último día del año y si hay un producto que nunca falta a la hora de dar la bienvenida al siguiente es la uva del Vinalopó. Quizás desconozcas qué tipo de este pequeño fruto te estás comiendo mientras dan las 12 campanadas porque uvas hay de numerosas variedades. Ahora bien, las que crecen en la comarca alicantina son las únicas de mesa que poseen Denominación de Origen Protegida. La forma de cultivarlas en los viñedos es bastante curiosa pero no solo por ello son exclusivas e inigualables de Nochevieja. ¡Vamos a conocer más sobre esta fruta tan imprescindible de cada Navidad!

Un producto único en el mundo

De todas las uvas que existen en el planeta se puede decir con total garantías que la uva del Vinalopó con DOP es inimitable. Antes de desvelar cuáles son dos de sus principales razones para afirmar que este producto es único en el mundo queremos hablarte del territorio donde crece. Porque la provincia de Alicante no solamente gana protagonismo en época navideña por su turrón de Jijona con IGP.

uva del Vinalopó

Racimo de uva / Foto: @CRDOPUvaEmbolsadaVinalopo

También salta a escena la fruta más consumida en toda España el día 31 de diciembre a las 00:00 horas de la noche. Gran parte de los granos comidos cada Nochevieja se recolectan en una comarca alicantina muy concreta. Se trata del Medio Vinalopó, río que le da nombre y que discurre también por otras dos zonas al norte y sur de dicha región.

Embolsamiento y microclima, claves

La uva de mesa embolsada del Vinalopó tiene ese carácter de exclusividad precisamente por uno de sus principales sellos de identidad: el embolsamiento. Este proceso consiste en colocar de forma manual a cada racimo de cada viñedo un bolso de papel durante la maduración del fruto. Al menos durante 60 días queda protegido de cualquier fenómeno meteorológico o insectos para así desarrollar una capa exterior o piel mucho más fina. Al mismo tiempo, gana un color uniforme en todos los granos al resguardarse de la exposición directa del sol.

Gracias a esa particular técnica que se emplea en su cultivo, la uva del Vinalopó obtiene finalmente unas características físicas y gastronómicas inigualables. Ahora bien, en estos aspectos también influye el clima idóneo que hay en la zona de producción, ubicada al oeste de la provincia de Alicante. Por este vinculo a su territorio, dicho producto tan singular goza de DOP desde hace más de 30 años.

cultivo de uvas

Plantación de viñas con los racimos ya embolsados / Foto: @CRDOPUvaEmbolsadaVinalopo

Así es, la tradición manda en este caso al igual que sucede con muchos otros alimentos que nacen del campo español. Pero cabe destacar aquí que esta uva de mesa mantiene su esencia más artesanal, ya que en todo momento las tareas agrícolas las llevan a cabo los agricultores con sus propias manos. Tras el cuidado del viñedo, el embolsado de los racimos, el corte de estos y la selección de los mejores granos se efectúa de forma manual. Así de finales de agosto hasta mitad de enero con la variedad más tardía.

Así es la uva del Vinalopó

Este manjar protagonista navideño se caracteriza por tener casi toda su pruina, un revestimiento externo sobre la superficie de la uva, en forma de polvillo. También una coloración acentuada y una piel libre de cualquier defecto.

Así lo establece su DOP que ampara la producción de uva del Vinalopó en hasta siete términos municipales de la comarca. Estos son Aspe, Novelda, La Romana, Agost, Honfón de los Frailes, Hondón de las Nieves y Monforte del Cid.

En cuanto a las variedades de este tipo de uva de mesa con semilla están recogidas también un total de siete: Victoria, Ideal, Doña María, Red Globe, Rosseti, Dominga y Aledo. Todas son de piel clara verdosa con diferentes tonos excepto la cuarta citada que es negra. La última variedad es la que se suele consumir ahora en Navidad porque su temporada se alarga de octubre hasta enero.

Por tanto, la Aledo es una uva muy popular de estas fechas y se reconoce por su color más dorado, así como por las particularidades de uniformidad e impecable piel limpia. De tamaño medio, es perfecta para comer mientras suena cada campanada.

Te animamos a buscar en tu supermercado habitual o tienda de barrio esta uva del Vinalopó tan auténtica y exclusiva de la Nochevieja. Su calidad es suprema. Seguro que quieres empezar el Año Nuevo con muy buen pie, así que apuesta por un producto tan gourmet como este. ¡Ah y… mucho cuidado con no atragantarte, mastica bien, aunque no te de tiempo a seguir el ritual a ritmo de campana!

No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.