Diferencias entre mantequilla y margarina: ¿cuál escoger?

Las diferencias entre la mantequilla y la margarina son más de las que imaginas. A continuación repasamos tanto las que repercuten en tu salud como las culinarias. Descúbrelas aquí.

¿Cuál te conviene más?

Probablemente haya ahora mismo alguien haciéndose esta pregunta mentalmente en un supermercado. Visualmente son dos productos prácticamente idénticos. Sin embargo, difieren bastante en cuanto a propiedades nutricionales y a sus respectivos orígenes.

Podemos remontarnos a su elaboración para empezar. La mantequilla se obtiene a partir del batido de la nata de la leche. Por el contrario, la margarina posee un origen 100 % vegetal. Esta se hace mediante un proceso de hidrogenación. Así pues se emplea gas hidrógeno para solidificar un aceite vegetal líquido. 

diferencias entre mantequilla y margarina

Mantequilla

La primera lleva con nosotros desde antes de la escritura. En cambio, la margarina tiene su origen en la década de 1860. El emperador Napoleón III de Francia ofreció una recompensa a quien preparase un sustituto económico de la mantequilla. Esta era cara y difícil de conservar, lo que dificultaba el acceso de las clases populares.

Lo logró el farmacéutico Hippolyte Mège-Mouriés aunque con grasa de vacuno. Fue patentada en 1872 y pasó un poco de puntillas hasta la Segunda Guerra Mundial. Al finalizar esta, se convirtió en todo un negocio global.

La salud en las diferencias entre mantequilla y margarina

Ambas poseen un contenido graso elevado (hasta el 80 %). En cambio, los tipos de grasa varían de una a otra. La mantequilla es rica en grasas saturadas y colesterol debido a su procedencia animal. Por su parte, la margarina contiene grasas mono y polinsaturadas propias de los aceites vegetales.

Si hablamos de minerales podemos resaltar en la mantequilla los mismos de la leche. Estos son calcio, magnesio y fósforo. En cambio, la mayoría de los que encontramos en la margarina son añadidos. No se encuentran de forma natural en aceites vegetales. En cuanto a las vitaminas, esta última solamente posee por sí sola la E y la K. El resto también son añadidas. La mantequilla, por otro lado, vuelve a presentar las que son propias de la leche: A, D y E.

Otros factores a tener en cuenta

Puede que te preguntes también por el contenido en sal de cada una de ellas. Lo cierto es que depende principalmente del fabricante. Algunos añaden bastante a sus mantequillas y margarinas. Otros no. 100 gramos de margarina con sal añadida puede contener 0’9 gramos de sal. Por el contrario, si nadie le añade sal esta cantidad puede ser de 0’3 gramos.

También puede preocuparte el nivel de procesamiento. A la hora de valorar las diferencias entre mantequilla y margarina no podemos dejar fuera este punto. Por lo general, podemos considerar la primera como menos procesada que la segunda. Su proceso de obtención es mucho más sencillo.

tostada con mantequilla

Tostada con mantequilla

En cambio, la margarina requiere procesos químicos. Aunque muchas marcas decidan prescindir del método de hidrogenización, esto no las hace menos procesadas. Siguen añadiendo ciertos aditivos para darle consistencia, además de colorantes. Por no hablar de que muchos fabricantes usan grasas trans para producirlas. Estas aumentan el colesterol malo y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Usos en la cocina

Ambas son válidas para untar en una tostada. En este tema, para gustos los colores. Sobre aplicaciones de la mantequilla podemos hablar de las cremas de verdura. Basta con agregarla a una olla hirviendo con verduras para que se forme una crema deliciosa. También puedes emplearla para postres como galletas y bizcochos. Además, se trata de un gran aliado con los sofritos. Algunos, como de champiñón y puerro, ganan mucho con la mantequilla. Incluso es utilizada en países anglosajones para freír, lo cual es menos recomendable que otros aceites. Aumenta en mayor medida el colesterol.

Canapés

Canapés con margarina untada

De la margarina podemos decir que aporta jugosidad a la pasta, además de melosidad. Puedes utilizarla como base en canapés de pimientos rojos, bonito, queso, huevos, embutidos… En general, podemos encontrarla en recetas donde se podría usar también mantequilla para evitar que algún ingrediente se pegue demasiado. Sin embargo, la margarina es preferible cuando quieres que el plato sea menos contundente que con la otra opción. Es más ligera.

En conclusión, esperamos que te haya servido útil este artículo para decantarte por una u otra de manera consciente, ahora que ya conoces las diferencias entre mantequilla y margarina.

No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.