Valladolid es vino con tres rutas certificadas

Mediante el hastag que Valladolid es vino, la provincia castellana quiere promocionar estos días uno de sus principales atractivos turísticos. El objetivo que pretenden es sorprender al visitante con multitud de actividades. Todas relacionadas con el mundo vinícola.

En todo momento, de la mano de las cinco Denominaciones de Origen, con sus tres rutas certificadas. Las que ofrecen Cigales, Rueda y Ribera del Duero.

Valladolid es vino por todo esto

Tierra de contrastes entre puestas de sol y espectaculares cielos estrellados por las noches, la provincia vallisoletana está repleta de llanuras decoradas de viñedos. El río Duero y el Pisuerga riegan las cepas para que cada cosecha sea calificada de “muy excelente”. Así, sus botellas de vino ocupan una privilegiada posición en el mercado nacional e internacional.

Además, el rico patrimonio histórico y cultural de Valladolid supone otro atractivo más a los visitantes, que también llegan a la provincia en Semana Santa. Sus fiestas están declaradas de Interés Turístico Internacional. Pero eso siempre va a parte de la exquisitez vinícola que caracteriza a la región.

Valladolid es vino en sus más de 22.000 hectáreas y numerosas bodegas integradas en las cinco Denominaciones de Origen existentes. Son Rueda, Ribera del Duero, Cigales, Toro y Vinos de la Tierra de León. Las tres Rutas del Vino certificadas ofrecen visitas teatralizadas a bodegas, catas, rutas senderistas por las praderas vallisoletanas, románticos paseos, vendimias, experiencias deportivas y otras.

Amor, amistad y familia en Valladolid

Si te apetece vivir Valladolid en su máxima expresión, elige una de esas rutas y viaja ya para disfrutar en familia, con tu pareja o amigos. Podéis ver el Museo del Vino en Peñafiel o probar los platos de la gastronomía castellana bajo la luna. También pasear por las Riberas de Castronuño-Vega del Duero. 

En general, variedad de experiencias enoturísticas os esperan porque ya sabéis: ¡Valladolid es vino!

Translate »