¿Cómo cultivar en el desierto? Israel

El avance de la desertificación, también en Espana, hace que los agricultores se pregunten cómo cultivar en el desierto. Es por ello que muchos tienen los ojos puestos en Israel. Se trata de un país densamente poblado en el que más de la mitad es desierto. Así pues, gracias a su inventiva, los israelíes han conseguido alimentar a su población de manera totalmente eficaz y sí, desde el campo. ¿Cómo puede beneficiar esto a nuestro país? Veámoslo.

Los antecedentes

Israel nace en 1948. Siempre ha sido un territorio desértico rodeado por enemigos. Por ello es que sus científicos y emprendedores pusieron la agricultura en el punto de mira. Necesitaban abastecerse a toda costa sin depender de otros países. Este proceso de transformación del desierto ya llevaba en marcha desde principios del siglo XX. Por aquel entonces comenzó la migración sionista de judíos hacia su Tierra Prometida. Los pioneros que llegaban al campo con escasos recursos se agrupaban en torno al kibutz. Se trata de una comuna de inspiración marxista.

Empezaron drenando los extensos pantanos y despejando terrenos rocosos. Reforestaron montañas para evitar la erosión y lavaron el suelo para desalinizarlo. Tras la independencia creció muy rápidamente la población por la inmigración masiva. Se establecieron planes estatales y se invirtieron millonarias sumas en mejorar los rendimientos. También se construyó la infraestructura hídrica. Actualmente, casi todas las empresas innovadoras en este sector son pequeñas start ups. Así pues, la iniciativa privada juega un papel crucial.

¿Cómo cultivar en el desierto en España?

El agua es un bien escaso y cada vez lo será más. De hecho, España es un país amenazado por la desertificación derivada del cambio climático. Más adelante hablaremos de sus probables consecuencias. El caso es que en Israel lo tienen claro porque nunca la han tenido en abundancia. Es de aquella necesidad de la que aparecen numerosas iniciativas para paliar el problema. Una de ellas es Takadu.

Desierto israelí junto al Mar Muerto

Desierto israelí junto al Mar Muerto

Esta ofrece un software que detecta y soluciona problemas en el sistema hídrico. Alerta sobre fugas y anomalías. Amir Peleg, su fundador, lleva cuatro años colaborando con proyectos españoles. Su objetivo es solucionar los problemas derivados de la pérdida de agua. Esta se cifra en un 25 % en el mundo.

Dos empresas españolas ya utilizan esta tecnología basada en logaritmos, Big Data y analítica. Se trata de Udal Sareak en Bilbao y FCC Acualia en Almería. Su impacto ha sido positivo y por ello, el director de Udal Sareak la alaba. Afirma que ahora pueden centrarse en lo que es importante y no solo en averías urgentes y puntuales.

Suez Spain es una empresa española puntera en el manejo de recursos hídricos. La firma colabora con Utilis. Hablamos de una pequeña start up israelí que localiza fugas de agua mediante satélites. Mediante esta tecnología pueden hacer mapas de las zonas más perjudicadas por averías para tenerlas controladas.

Manna Irrigation Inteligence es otra que ha desembarcado en España. Su funcionamiento también se basa en el uso de satélites para tomar las decisiones sobre el riego. Ofrece una monitorización de cultivos capaz de ofrecer información sobre tipologías y estados del terreno. Penetra en toda la superficie del terreno estudiado hasta 30 centímetros. Según la empresa, la eficiencia de los sistemas de riego puede elevarse hasta el 100 %. También puede significar ahorros del 30 % y del 15 % en cuanto a consumo de agua y costes de producción, respectivamente.

Goteo

Goteo

Utiliza las imágenes de satélite para determinar la cantidad de agua evaporada y el índice de escorrentía. Este nivel de precisión es el resultado de cuatro años de desarrollo. Cualquier agricultor puede descargar la app para usarla por un precio bastante reducido. Este se mueve entre 15 y 20 euros por hectárea al año. Incluye el servicio de soporte y consultoría vía telefónica y online.

Todos hemos oído hablar del riego por goteo. También forma parte de los avances israelíes. Llevaba siendo utilizado milenios por civilizaciones antiguas. Sin embargo, no fue hasta 1965 que se inventó su forma moderna por el ingeniero Simcha Blas. En aquella época Israel no contaba ni con 20 años de existencia. No obstante, ya llegaban a comprender cómo cultivar en el desierto. No hace falta ni describir este sistema de regadío porque es ampliamente reconocido y utilizado en nuestro país. 

Imagen de Jerusalén

Imagen de Jerusalén / Fuente: Micu_48

La desertificación es un gran riesgo en nuestro país. Un informe del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico advierte de este peligroso impacto del cambio climático. ¡El 80% del país puede convertirse en desierto para 2100! La falta de lluvias, el aumento de las temperaturas y la mayor presión hídrica no son un buen cóctel. Se prevé que este fenómeno se traduzca en pérdida de hábitats y especies, además de degradación del suelo. Para garantizar nuestra supervivencia debemos descubrir cómo cultivar en el desierto.