Curiosidades del caviar, ¡Riofrío te sorprende!

Es un alimento diminuto pero muy cotizado y cuya exquisitez atrae a los paladares más gourmet siempre en pequeñas dosis cuando se integra en los platos o tapas. Pero, ¿cuánto sabes de las deliciosas huevas de esturión? La marca andaluza Riofrío, de enorme prestigio mundial y la primera certificada en su producción ecológica te trae aquí las curiosidades del caviar. Si tanto el agua como el medio son determinantes, hay todavía otros aspectos importantes para que su calidad sea excepcional e incluso para evitar fraudes. ¡Ven a descubrir uno a uno!

Breve resumen sobre Riofrío

Esta reconocida empresa del sector especializado en la producción y venta de caviar nació en 1963 para ofrecer un producto gourmet inigualable. Con el origen 100 % español, tres son las alternativas disponibles actualmente después de que la compañía iniciase la aventura ecológica. Esta se une a las dos recetas tradicionales: rusa e iraní. El caviar de Riofrío procede de una piscifactoría ubicada en la localidad granadina que le da nombre a la marca. En las instalaciones se lleva un seguimiento muy mimado del desarrollo del pez, así como de su alimentación. Todo con el fin último de obtener unas excelentes bolas diminutas del apreciado alimento negro. Los esturiones viven en unas aguas también únicas de la región, pues emanan de la Sierra de Loja (Granada). Pura y con propiedades únicas, la trazabilidad del producto final está más que garantizada.

Además de comercializar distintos formatos y tipos del caviar que puedes encontrar en la tienda de Riofrío, esta firma igualmente prepara otros productos derivados e incluso carne del pescado. Si quieres saber más, te invitamos a visitar su web porque aquí nos queremos centrar en las curiosidades del caviar. ¡Sorpréndete!

Datos interesantes y curiosidades del caviar

Lo primero que debes saber entre las curiosidades del caviar es su origen, aunque muy probablemente te suene ya que procede de las huevas de los esturiones (solo de las hembras, tras 18 años de crianza). Esas que son preparadas para su consumo humano, por supuesto. ¡No te vayas a pensar que simplemente se las arrebatan a dichos pescados y listo! La extracción es efectuada con un bisturí en la parte adecuada del ejemplar sacado del agua. ¡Pero no sale ni una gota de sangre! Dentro de este punto, es necesario aclararte que no todo lo que puedas encontrar en el mercado bajo el nombre de caviar lo es realmente. Si su procedencia es de otros peces, crustáceos o sucedáneos y lo puedes leer en la etiqueta del producto, ya estás advertido.

Por otro lado, nos vamos a remontar a los orígenes pero no del animal del que nace el alimento, sino de los primeros seres humanos que empezaron a consumirlo. Los cosacos de la Antigua Roma creían que dicho manjar potenciaba la fuerza física y también tenía propiedades curativas. Más adelante, persas y turcos continuaron comiéndolo. Poco a poco fue pasando de generación en generación hasta nuestros días. Así fue que bastante tiempo más tarde, el caviar se catalogó como producto de lujo, en 1917.

Durante la etapa de Revolución Rusa, su consumo en el continente europeo se expandió y los aristócratas que huían del drama del país llegaron hasta París y Montecarlo. Allí se deleitaban añadiéndolo a platos en cenas festivas que organizaban junto a la alta sociedad. Ahí arrancó la gran fama del caviar.

Descubre los esturiones

Aunque para prestigio el que hay que atribuirle al esturión, un pescado prehistórico, ya que habita en nuestro planeta desde hace 250 millones de años. Su vida tranquila y sus movimientos igual de lentos le permiten vivir entre 80 y 120 años, por lo que su ciclo vital es tan alto como puede llegar a ser su peso. Si bien en cautividad se le controla el crecimiento, en estado salvaje puede alcanzar los 350 kilos. En Riofrío, cabe destacar que las hembras de 18 años suelen pesar entre 20 y 25 kilos. ¿Y qué cantidad corresponde a las huevas que luego se comercializan? Pues un 10 o 12 % de ese total.

Pero volviendo a los esturiones salvajes, otra de las curiosidades del caviar es que éste no procede de dichas especies, en peligro de extinción debido a la polución, la sobrepesca y las presas. Estas últimas dificultan la migración productiva del pez. Por tanto, las ‘bolitas’ que encuentras en el mercado para su consumo son de la cría en cautividad. Eso sí, la acuicultura sostenible que se practica en Riofrío quiere contribuir a recuperar a los grupos salvajes.

El sello CITES frente a fraudes

A la hora de hablar de variedades, puedes confundirte entre el beluga, iraní, ruso o incluso chino, sobre todo porque en muchos productos no queda claro en su etiqueta. El engaño se da cuando se sustituye esa información en el envase y, con frecuencia, el caviar chino reenvasado se vende como otro tipo sin serlo realmente. Otros proceden de circuitos cerrados de nueva circulación de agua e incorporan hasta pequeños sabores a fango.

Ante ese problema, existe el sello del Convenio Internacional de Tráfico de Especies Protegidas (CITES). Señala la especie, el origen, el país de procedencia, el año de producción y el registro sanitario del envasador. Unos datos claves frente a los fraudes como los que hemos comentado.

curiosidades del caviar esturión

Esturión / Foto: caviarderiofrio.com

Degustación con champán

Por último, la degustación del caviar depende de su estado. Normalmente es fresco y sin conservantes, así que se recomienda quitarle un poco el frío y, de inmediato, colocarlo con una pequeña cuchara en el plato. Es un bocado muy fácil de integrar en cualquier tipo de tapas. ¡Con salmón y queso está para chuparse los dedos! Otra receta atractiva incorpora huevos de codorniz. En realidad, puedes probar con diversidad de alimentos siempre que sean salados. Para acompañarlo, un rico champán es fantástico, aunque con un vino blanco muy seco, tampoco está mal.

Disfruta de este preciado alimento ahora que ya conoces las curiosidades del caviar, un producto gourmet que hasta sale en la histórica obra ‘El Quijote’. Su escritor lo menciona como “manjar negro” en un par de frases. ¡Seguro que esto sí que no lo sabías!