¡Diez animales raros que son comestibles!

La gastronomía es uno de los pilares diferenciadores de cada cultura. Cada país tiene sus platos típicos, con unas características y unas formas de comer completamente diferentes. Hay países donde a sus habitantes les gusta disfrutar de un buen plato con cuchillo y tenedor, en otros prefieren palillos o incluso en algunos se atreven con las manos. Pero también en los ingredientes utilizados radica la diferencia entre unas y otras naciones, con ciertos casos extravagantes que nos llevan a hablar de los animales raros que son comestibles. ¡Sorpréndete!

1. Pez globo

El sashimi de fugu o pez globo es una auténtica delicatessen en Japón. Sin embargo, en España está prohibido su consumo, ya que es el pescado más tóxico del mundo. De hecho, comparan su veneno con el cianuro o la estricnina.

No todos los chefs nipones pueden cocinar un pez globo, necesitan autorización del Gobierno. Para poder manipular un fugu son necesarios tres años de aprendizaje, con exámenes y prácticas. Las partes más venenosas son el hígado y los ovarios, por lo que se deben retirar cuidadosamente para no contaminar el resto de la carne. La toxina que contiene puede causar la muerte por asfixia de la persona que lo ingiere. ¡Cómo se la juegan los japoneses con este pescado! ¿Lo probarías tú?

Sashimi de pez globo

Sashimi de pez globo

2. Insectos: de la hormiga a la tarántula

Los insectos son unas de las curiosidades culinarias más exóticas, aunque en Occidente no terminamos de dar el visto bueno definitivo mientras su consumo va creciendo. Uno de los que están cobrando más fama son las hormigas. Según Scott Booth, un cliente de Pantry Paratus, cada tipo de hormiga tiene un sabor: hay algunas que saben a limón, otras tienen un sabor agridulce y las hay con sabor a nuez amarga, como las hormigas carpinteras.

Las hormigas son uno de los animales comestibles más raros, pero en algunas zonas de Latinoamérica o Asia podemos encontrarlas en mercados. En Colombia consideran la hormiga culona una exquisitez que se come como un snack o dentro de albóndigas y purés. Realmente cada vez hay más insectos que se comen como toda una delicia. Escarabajos, grillos, saltamontes, cucarachas… Así hasta llegar a la tarántula, típica de Tailandia. 

Mujeres vendiendo insectos comestibles en Camboya

Mujeres vendiendo insectos comestibles en Camboya

3. Delfín

En Japón es común el consumo de delfines también, aunque la forma de capturarlos genera mucha controversia. Hasta 1989 también se pescaba y vendía carne de delfín en Taiwán, pero se prohibió con el objetivo de proteger la biodiversidad marina. Pese a las restricciones, muchas veces llega carne de delfín desde Japón etiquetada como carne de ballena, que se vende más cara.

Además, en los puestos de carne en mercados callejeros se venden abiertamente croquetas de delfín. Si te intriga este tema del consumo de delfines, te recomendamos el documental ‘The Cove’. En él se explica cómo es la caza anual de delfines en el Parque Nacional de Taiji, en Japón.

4. Gorila

Un kilo de carne de gorila puede llegar a costar hasta 32.000 euros en Europa. Aunque el lugar donde más se consume, y no a tal alto precio, es en la República del Congo. En ciudades como Pointe Noire se vende en los mercados a pesar de ser ilegal.

Es uno de los animales comestibles más raros que podemos encontrar, sin duda, dentro de las especies de mamíferos. La caza furtiva de estos primates ha provocado que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo haya incluido en su Lista Roja

5. Armadillo

Quienes lo han probado aseguran que el armadillo sabe a pollo, pero comerlo puede traer graves consecuencias. En 2011, un grupo de investigadores estadounidenses descubrió que este animal podía portar el microorganismo causante de la lepra en su hígado.

En Brasil es común consumir armadillo, por lo que investigadores brasileños decidieron encontrar la relación entre esta enfermedad infecciosa y el consumo del animal en el país. El estudio concluyó que el 62 % de los armadillos estaban expuestos a la bacteria. Esto podría explicar por qué Brasil es el segundo país del mundo con más enfermos de lepra del mundo -después de la India- según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Armadillo

Armadillo

6. Reptiles: cocodrilo y serpiente

¿Sabes que en España podrías comer un estofado de pitón o cocodrilo a la brasa? ¡Lo que lees! En lugares como Asia o Australia la carne de cocodrilo se considera un manjar, donde dicen que su sabor es una mezcla de pescado y pollo. En algunos países europeos como Bélgica es fácil encontrar cocodrilo, aunque lidia con numerosas dificultades por las regulaciones sanitarias necesarias.

La serpiente se puede cocinar de muchas maneras: hervida, asada, frita… Puede que no estemos acostumbrados, pero existen multitud de recetas con los ofidios. En Shanghai las serpientes forman parte de su tradición culinaria y es muy habitual encontrarlas tanto en restaurantes como en puestos callejeros.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Volta al Món (@voltaalmon)

7. Elefante

La carne de elefante está de moda en Tailandia, lo que está poniendo en jaque la supervivencia de la especie. Un plato muy popular es el sashimi de elefante, donde se sirve la carne cruda.

Parece que del gigantesco paquidermo se puede aprovechar casi todo, desde las trompas hasta los órganos genitales, las dos zonas más codiciadas. Algunas leyendas populares asiáticas dicen que comer órganos reproductivos de animales puede estimular la vigorosidad sexual. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Salini (@salini__s)

8. Tortuga

En muchas culturas como la estadounidense o la china las tortugas marinas son consideradas un manjar. A pesar de ser ilegal comer estos animales en muchos países, triunfa en el mercado negro. Aunque no solo se come su carne, sino que los huevos son otro tesoro muy codiciado.

Uno de los platos más comunes elaborados con carne de tortuga es la sopa, también en el mundo occidental. En algunos libros de recetas de Estados Unidos del siglo XIX aparecen sopas hechas de tortuga verde. A día de hoy podemos encontrar este plato en algunos restaurantes del Valle de Delaware o Nueva Orleans.

En los países asiáticos acostumbran a comer sopa de tortuga de caparazón blando, de la que aprovechan hasta las vísceras. En cambio, las de caparazón duro las utilizan para elaborar guilinggao, una medicina china. También lo podemos encontrar en forma de gelatina, servido como un postre.

9. Murciélago

El consumo de murciélagos ha sido uno de los temas más comentados en el año 2020. Una de las hipótesis más repetidas -aunque no por ello con más sustento científico- es que la pandemia del coronavirus se desencadenó por la ingesta de sopa de murciélago en China.

Los lugares donde más se consume el murciélago son Indonesia, Tailandia, Vietnam y Guam. La carne de murciélago se puede cocinar asada, frita o en guisos y se comercializa principalmente en mercadillos.

Murciélago

Murciélago

10. Pangolín

El pangolín es un curioso animal comestible, el único mamífero del mundo con escamas y el más traficado. Es otro de los nombres que han sonado como culpables del origen de la Covid-19, aunque su comercialización está prohibida en más de 180 países desde el 2016.

Se suele preparar en sopa o asado a la parrilla. Su carne se considera una delicatesen en el sudeste asiático y creen que sus escamas poseen mágicas propiedades curativas. Esto provoca que sean capturados furtivamente unos 100.000 ejemplares cada año.

¿Te atreverías a probar algunos de estos animales raros comestibles? Con algunos deberías llevar mucho cuidado y asegurarte que de que están en las condiciones óptimas para su consumo. Otros esconden unas prácticas que son ilegales en su captura, mientras que los insectos se postulan como un ingrediente importante de la alimentación del futuro. ¿Te ves comiendo hormigas o arañas en unos años?