Los sellos de calidad, mejores que Nutriscore

El nuevo sistema de etiquetado que se pretende establecer como obligatorio y del que ya os hemos hablado en varios artículos anteriores sigue generando mucha preocupación. En diversos sectores agroalimentarios españoles, desde el aceite de oliva hasta el queso, se están pronunciando porque sus productos se pueden ver perjudicados. Todo porque el algoritmo que utiliza Nutriscore no tiene en cuenta algunos valores que tanto tiempo llevan promocionando los alimentos tan reconocidos de nuestro país, dotados de sellos de calidad europeos. Estos aportan mucho más que un simple semáforo. Aquí analizamos por qué es mejor el distintivo DOP o IGP.

Desde Galicia, un comunicado inspirador

Origen, calidad y tradición para una dieta saludable. Así han titulado un reciente comunicado que nos ha llegado desde la DOP Mexillón de Galicia, firmado por otros Consejos Reguladores de productos gallegos. Tienen en común que gozan también de sellos de calidad: DOP Arzúa-Ulloa, DOP Queixo Tetilla, IGP Ternera Gallega e IGP Castaña de Galicia. En la nota de prensa muestran su preocupación por los efectos negativos que puede tener Nutriscore en sus alimentos. Al tiempo que defienden que la mejor alternativa es ese distintivo europeo como guía para llevar una alimentación sana.

sellos de calidad

Carne de vacuno gallega con sello IGP / Foto: @terneragallega

“Estos carnés de identidad simbolizan y ratifican como ninguna otra enseña el valor de lo que es único, diferente, excepcional“, argumentan. Los alimentos que tienen DOP o IGP “sintetizan la mejor tradición alimentaria contrastada por la práctica inmemorial y ligada a un lugar”. En su caso, se refieren a Galicia, donde tienen “una despensa que acredita prestigio, fama y aporta información veraz y contrastable sobre origen y calidad de los productos”. Por tanto, esos alimentos “se erigen como parte fundamental de una dieta sana, variada, equilibrada“.

Pero, ¿saben los consumidores reconocer esos sellos de calidad a la hora de comprar? Un informe sobre Hábitos de alimentación del 2019 de la Unión de Consumidores de Galicia revela que va creciendo el interés por adquirir productos con DOP o IGP. Se constató un incremento del 12,8% en la demanda de ese tipo de alimentos, continuando así la tendencia ya marcada por informes anteriores. Lo que demuestra que el cliente está cada vez más informado respecto a este tema.

castaña de galicia

Castañas de Galicia / Foto: @castanadegalicia

Nutriscore puede inducir a errores interpretativos

Desde distintos sectores como el aceite de oliva o el jamón han pedido que no se les aplique Nutriscore porque, lejos de ayudarles, les penaliza. Por su parte, nutricionistas españoles y otros actores relevantes del sector agroalimentario están alzando la voz con rechazo a ese etiquetado. Todo porque “puede inducir a errores interpretativos por parte del consumidor, llegando a clasificar como no saludables alimentos” que sí lo son. Además, “que forman parte de nuestro patrimonio gastronómico”.

Si bien el semáforo pretende satisfacer la elección más sana posible en el supermercado en esa línea actual de fomentar una dieta sana, tiene sus carencias. Está bien que este mecanismo quiera ayudar al consumidor para evitar que se agrave el problema de sufrir enfermedades por un mal modelo de alimentación. Pero, lo que no puede provocar es un desprestigio de productos tan excelentes que tenemos en España. Así como en Galicia, en otros puntos del país.

sin nutriscore en el aceite

Etiquetas de Nutriscore

La solución ya existe en esos alimentos

¿Quiere decir todo eso que las etiquetas que avisan al consumidor de si un producto es saludable o no están ya presentes gracias a esos sellos de calidad? La respuesta es que sí, pero uniendo otros aspectos importantes como la elaboración tradicional y el origen concreto vinculado a ese alimento. Algo que, obviamente, no se refleja ni en el nuevo sistema que se rige por el perfil nutricional. Aunque, lo que de verdad les inquieta a esos Consejos Reguladores es que sus productos sean calificados con una letra perjudicial, según ciertas las propiedades nutricionales. Por ejemplo, las grasas.

¿Qué pasa entonces con los otros nutrientes de alta calidad que aportan esos alimentos como las proteínas de las carnes o los numerosos beneficios del AOVE? Quedan en el olvido, ya que el semáforo actúa de guía principal al consumidor, que no puede conocer todo lo bueno de un producto. Por eso, la nota de prensa gallega zanja este asunto de forma tajante: “los sellos de calidad son una solución considerablemente más adecuada que Nutriscore. Además, aseguran una remuneración justa para los productores”.

Aceite Montes de Toledo

Aceite Montes de Toledo. Fuente: ayto-orgaz.es

Desde Información Gastronómica estamos totalmente de acuerdo con esta postura, en consonancia de otras que han expresado sectores agroalimentarios. Incluso tengan o no sellos de calidad, los productos que son saludables merecen este reconocimiento en el punto de venta. El famoso semáforo no solo no beneficia, sino que perjudica. ¿Qué opinas tú al respecto? ¿Sueles adquirir productos con DOP o IGP?

Spread the love
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.