Descubre el café salentino, una joya italiana de Apulia. En este artículo aprenderás a prepararlo, además de conocer tus orígenes. No tardes en poner en práctica los siguientes consejos si de verdad amas el café. Puedes sorprenderte.

¿Cómo se hace?

El café Valentino no es otra cosa que café con hielo al que se añade cierto dulzor. Este no puede provenir de una fuente que no sea sirope de leche de almendra. La clave de su preparación, tal y como hacen en Salento (el tacón de la bota de Italia), son las proporciones. Lo habitual es añadir al vaso, en primer lugar, entre uno y dos dedos de sirope. Tras ello, la siguiente acción consistirá en llenarlo de hielos. Estos se derretirán bastante deprisa al entrar en contacto con el contenido de la taza de café.

El único paso que resta es removerlo hasta que el sirope aclare la mezcla. Ya tenemos un refrescante café salentino. Los más golosos incluso le añaden azúcar a pesar de su ya característico dulzor. Así pues, lo dulce que esté dependerá tanto de las preferencias del consumidor como del encargado de hacerlo.

café salentino

Café salentino, también conocido como café leccese/Fuente: Pixabay

Café leccese

En Italia se lo conoce también por este nombre. Proviene de una de las principales ciudades de Salento, Lecce. Esta, ubicada en el interior, es la principal urbe de la costa adriática al sur de Bari. Sirve como punto de conexión entre todos los pueblos al ubicarse en ella una red de transportes. Además de ser conocida por su casco histórico, también lo es por ser la cuna del café salentino. Su inventor, Antonio Quarta, tostaba café en su bar familiar del centro de la ciudad.

Durante los años cincuenta prefirió servir café sobre cubitos de hielo a sus clientes. Esta acción puede parecer lo más corriente hoy en día. Sin embargo, antiguamente el café se refrigeraba en el frigorífico durante el verano para enfriarlo. De esta manera consiguió enfriarlo sin que perdiera su aroma. Para endulzarlo prescindió del azúcar y empleó un producto tan salentino como la almendra. Hoy en día, sus nietos se hacen cargo de Quarta Caffé. Este ha crecido hasta el punto de poseer una fábrica.

¿Te animas?

Si vives lejos del sur de Italia, tienes complicado probarlo. Descarta la idea incluso si tienes programadas unas vacaciones en Roma o Milán. Será como pedir horchata en Galicia. Solamente te quedan dos opciones. La primera es deleitarte con las bellezas naturales, aunque masificadas en verano, de la cosa de Apulia. Otra alternativa que sugerimos es que lo prepares en casa. Puede salir algo caro el sirope, ya que en España es poco común. Sin embargo será más barato que un billete de avión. ¡Prepara un café salentino!

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.