Necesitamos un sustituto de la sal, ya que todos conocemos los riesgos del abuso de esta. También las recomendaciones de moderar el uso o la eliminación del cloruro de sodio (o sal común) cuando se sufre hipertensión arterial. Así como enfermedades cardíacas y otros problemas. Desde hace algún tiempo, además de recomendar no abusar de este ingrediente, se recomienda pasarse a uno de sus sustitutos, el cloruro de potasio. Ahora se han descubierto más ventajas. Os las contamos.

Cloruro de sodio o sal común

Aunque el cuerpo humano necesita sodio para el buen funcionamiento, no sería necesaria la adición de sal en las comidas. Así pues, con una dieta normal se ingiere una cantidad suficiente. Además el consumo de cloruro de sodio o sal común puede provocar problemas de salud graves. Nuestros riñones y corazón deberán trabajar mucho más y sufrirán más de lo debido. Por si fuera poco, el abuso de sal común conlleva un mayor riesgo de sufrir enfermedades cerebrovasculares.

Los sustitutos de la sal

Obviamente la mejor solución o la más saludable es prescindir de toda clase de sal en nuestra cocina. Descubriríamos, sin lugar a dudas, los sabores más auténticos de muchos productos e ingredientes. Sin embargo la sal con moderación es útil en gastronomía y en elaboraciones como conservante. Una de las soluciones pasa por el uso de los sustitutos de la sal común. Estos sustituyen parte del cloruro de sodio de la sal común por cloruro potásico. Ya se había comprobado su efectividad para reducir la presión arterial , ahora en un reciente estudio se ha descubierto que aporta más beneficios a nuestra salud.

Máximo de sal diario/sustituto de la sal

Sal | Fuente: Clinicauandes.cl

El Salt Substitute and Stroke Study

El reciente estudio presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología y que se  ha publicado en el New England Journal of Medicine aporta más datos al uso de este sustituto de la sal común. El estudio concluye que, además de reducir la presión arterial, disminuye los problemas cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y la hiperpotasemia clínica.

Este se ha realizado con más de 20.000 pacientes con problemas cardiovasculares previos y personas mayores de 60 años durante más de 4 años. Se les suministro un sustituto de la sal a base del 75% de cloruro de potasio y un 25 % de cloruro de sodio. También se les siguió recomendando el uso moderado. Los resultados han sido muy positivos. Para mayor alegría, esta solución es sencilla, económica, saludable y al alcance de todos.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.