Cubierta vegetal en viñedos: antiplagas

¿Has oído hablar de la cubierta vegetal en viñedos? Es muy probable que el vino sea la bebida que deja menos margen al azar para su elaboración. La enología es una ciencia puntera con constantes innovaciones en cuanto a tecnología y conocimiento. De hecho, existe el Grado en Enología en el que los alumnos desarrollan conocimientos que van desde la cata a la biología. Digamos que la vinicultura ha cambiado mucho desde tiempos bíblicos. A continuación veremos uno de los últimos descubrimientos.

¿De qué trata la cubierta vegetal en viñedos?

Hoy hablamos de la cubierta vegetal en viñedos. Para quien no esté familiarizado con el entorno de la vid, es la vegetación que crece en las calles terrenales entre cada fila de vides. Su presencia aporta diferentes beneficios y algún que otro inconveniente, por lo que no está exenta de polémica. Antes que nada responderemos una pregunta clave: ¿para qué?

La cubierta vegetal es beneficiosa para el cultivo ecológico. A bote pronto podemos decir que mantiene a raya las plagas y mejora la calidad del suelo. Entrando más en detalle se puede hablar de que reduce la erosión derivada de las lluvias otoñales. Aporta nutrientes y los fija al suelo para facilitar su absorción. Oxigena el suelo y mejora la calidad de las uvas. Además, los insectos que viven en ella descomponen la materia orgánica y polinizan las flores.

Una tesis doctoral sobre la cubierta vegetal

La tesis doctoral de María Gloria Sáenz Romo viene a investigar el tema tratado. Su nombre,Efecto del manejo del suelo en viñedo sobre la abundancia y diversidad de artrópodos” , deja bien claro el tema. Llegó a estas conclusiones después de un estudio de dos años.

  • El suelo de laboreo (sin cubierta vegetal) fue el que menos insectos en general presentó.
  • La cubierta espontánea incrementó la cantidad de insectos depredadores y fitófagos (comen materia vegetal). No son una amenaza porque por lo general no constituyen plagas de la vid. Ocurre lo contrario porque atraen a los depredadores generalistas.
  • La cubierta florícola sembrada es la que mayor diversidad de insectos aporta. Mayor abundancia de ácaros fitoseidos sobre las hojas de vid. Estos ácaros son los que se comen a otros ácaros.
cosecha 2018 de Rioja

Agricultor trabajando el viñedo

La conservación del hábitat ayuda a proteger las plantas de plagas mientras se mantiene el suelo en estado óptimo. También se protege la biodiversidad, la cual es muy valiosa. Los insectos son una parte fundamental en el equilibrio del ecosistema aunque parezcan insignificantes. El león no es el rey de la selva porque sin insectos no habría selva donde pudiese vivir.

Contrasta con las técnicas de agricultura intensiva convencionales. Esta últimas favorecen la erosión del suelo y la pérdida de biodiversidad. Nos referimos al monocultivo, el laboreo y al empleo de productos fitosanitarios.

vino natural Bodegas Bilbaínas y su QualityWine

Uvas en la vid

¿Qué plantas sembrar?

Las opciones se suelen resumir en dos: vegetación autóctona o plantas introducidas. Las introducidas que se suelen plantar son los cereales de invierno. Estos crecen bastante deprisa y cubren rápido la superficie. Avena, cebada y centeno son buenos ejemplos. En cambio, si la cubierta va a tener la utilidad de abono verde sembramos leguminosas (veza, alfalfa, altramuz, trébol…). La mezcla más utilizada es veza/alfalfa para aprovechar las virtudes de ambas.

Las fechas de la siembra y de la siega son importantes. Lo habitual es sembrar en otoño o dejar crecer la vegetación autóctona. La siega tiene lugar cuando comienza la floración para controlar la erosión del terreno. También puede hacerse en junio para controlar el vigor de la viña. Si compite en exceso con la viña debemos acabar con ella lo más rápido posible desbrozándola.

miel de uva Monastrell viñeos bodega producción mundial devino

Tractor el el viñedo/ Foto: Hacienda El Carche

Posibles desventajas

Los principales inconvenientes de la cubierta vegetal en viñedos no son muchos. No obstante, son factores a tener en cuenta a la hora de cultivar la vid. El primero es una excesiva competencia por los nutrientes. La cubierta vegetal también compite por el agua y favorece las heladas primaverales. A pesar de estos posibles perjuicios, sale más rentable que el laboreo y los herbicidas. Los peligros de estos dos son mucho más cuantiosos.

Estos incluyen la erosión del suelo, al no haber raíces que lo agarran, o toxicidad en el suelo. También existe el riesgo de dañar las raíces superficiales con cuchillas al desbrozar la zona. Por no hablar de la contaminación de aguas subterráneas y la emisión de CO2 por parte de la maquinaria. Las tres desventajas de la cubierta no son nada comparadas con todos estos riesgos y más que hay.

En definitiva, estamos ante un gran avance de la agricultura ecológica que nos permite convivir en relación de simbiosis con otras especies. La cubierta vegetal de viñedos es un buen ejemplo.