Un mantel que reconoce alimentos, ¿realmente útil?

La tecnología capacitiva que investiga Microsoft llega al mundo alimentario con un curioso y sorprendente mantel que reconoce alimentos que se colocan sobre él. Todo gracias a un tejido desarrollado especialmente para cumplir con esa función de reconocimiento de frutas, objetos no metálicos y líquidos. Esta innovación tecnológica e interactiva podría tener múltiples aplicaciones en un futuro en diversos campos. Aquí te contamos más detalles sobre esta novedad que nos ha dejado atónitos.

La detección capacitiva, clave

Este mantel que reconoce alimentos -por llamarle de un modo entendible y que toda persona pueda hacerse una idea de cómo es el invento– es realmente llamativo. Sobre todo porque puedes estar pensando cómo nosotros: ¿para qué se necesita esto? ¿se utilizará para algo importante o resolverá alguna necesidad que todavía no se haya conseguido abordar con éxito? Las respuestas a todo esto aún las desconocemos pero si se está trabajando en este material será por algo. Imaginamos que tendrá su potencial.

De momento, sabemos que un grupo de investigadores de la famosa marca Microsoft, en colaboración con distintas universidades estadounidenses y también chinas (dato curioso), ya han conseguido crear ese tejido específico jamás visto. Con él se podría confeccionar un hule para cualquier mesa de una casa, por ejemplo. Lo más importante que tiene es que utiliza una tecnología denominada detección capacitiva.

Mantel que reconoce alimentos

El tejido detectando una fruta / Foto: Microsoft

Así puede detectar y concretar qué se ha colocado encima de ese mantel para reconocer alimentos. Pero en este punto último está la clave, pues ya anteriormente se había investigado el uso de esa tecnología en objetos metálicos. Ahora, se quiere abordar la identificación de materia orgánica mediante unos sensores eléctricos que reaccionan al entrar en contacto con ella.

Así es el mantel que reconoce alimentos

Para lograr su objetivo, los expertos desarrollaron primero un prototipo con una rejilla conductora de electricidad. Junto a un grupo de electrodos unidos a un tejido pero con buena separación, lograron maximizar el área de sensibilidad y detección. Las pruebas o ensayos para evaluar su capacidad en hasta 20 objetos distintos revelaron 94,5 % de acierto.

Así, es posible ya que el mantel que reconocer alimentos pueda detectar con buen resultado un kiwi, una naranja o un aguacate, como se puede observar en el siguiente vídeo que muestra su funcionamiento. Todavía al encontrarse en sus inicios, el tejido no es capaz de acertar con ciertos objetos que no posean una huella capacitancia o digital clara. Tampoco ofrece resultados precisos sobre determinadas bebidas como la cerveza.

¿Muchas aplicaciones y de utilidad?

Seguro que los investigadores tienen claras cuáles podrían ser sus aplicaciones en varios campos y sectores. En el de la alimentación, concretamente, su gran utilidad estaría en hacer un seguimiento del consumo de alimentos o configurar una dieta exacta, sobre todo en lo referente al consumo calórico. Incluso en tareas de control de calidad de productos puede ser muy interesante esta herramienta. Así como también su función podría ser sugerir platos basándose en los ingredientes detectados en la mesa.

Por otro lado, los expertos de Microsoft creen que su mantel que reconoce alimentos puede ayudar con los problemas de memoria. De esta forma recordaría a los consumidores que se han dejado ciertas frutas sin recoger en la mesa, por ejemplo.

Quizás en un futuro sepamos con más certezas qué tipo de soluciones aporta este invento. ¿Para qué lo utilizarías tú?

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.