Alcaparras… ¡beneficiosas y con historia!

Los encurtidos son una de las bases del tapeo de nuestro país. De hecho, están presentes en numerosas elaboraciones que seguro que conoces. Y, si los encurtidos son tan populares, las alcaparras son el producto estrella. Se trata de un ingrediente muy usual en la cocina mediterránea. Y es que, tanto las encurtidas como las saladas se pueden llegar a usar como aderezo. Sin duda, su versatilidad y características te van a sorprender. De hecho, si aún no has tenido la oportunidad de probarlo… ¡No vas a poder resistirte!

Origen de las alcaparras

Son un producto con mucha historia y, sobre todo, con un gran poder en cuanto a valores nutricionales se refiere. Para investigar sobre sus primeros consumos hay que retroceder más de 10.000 años, según los hallazgos que varios investigadores lograron en Siria y en Grecia. Cabe destacar que este encurtido se ha utilizado tradicionalmente como medicina popular.

De hecho, numerosos estudios han constatado que su uso en roedores mejora el trastorno metabólico relacionado con la diabetes. Como, por ejemplo, la hiperglucemia, la dislipidemia y los marcadores hepáticos elevados de manera independiente a la insulina. Además, se ha podido confirmar que las alcaparras son muy buenas y recomendables para el colesterol, los huesos, las alergias e incluso la inmunidad.

Alcaparras

Alcaparras. Fuente: mimediconatural.com (pinterest.com)

Procedencia y conservación

El alcaparro es un arbusto de hojas perennes que constituye una mata espinosa y rastrera. Por tanto, pertenece a la familia de las caparidáceas. Esto quiere decir que sus ramas son ascendentes y se adornan con hojas alternas y redondeadas. En cuanto a las flores, son pedunculadas y muy olorosas. Pero, lo más importante es que el capullo de esta bonita flor es lo que conocemos y denominamos como alcaparra.

Dicho esto, debes saber que estos arbustos crecen de forma silvestre en las zonas más cálidas y secas. Y es que, se han podido encontrar especies de este en el desierto del Sáhara. Aunque, actualmente se cultivan tanto en Estados Unidos y en Europa. Y, en España es muy común en zonas pedregosas de Andalucía, Murcia, Valencia, Cataluña y también Baleares.

Una vez sabiendo esto, hay que fijarse en la conservación del producto. Las alcaparras son pequeñas yemas florales de color verde que se recogen y se conservan en una preparación de vinagre, sal y estragón. Aunque, las flores grandes y blancas de esta planta se secan en muy pocas horas. Esto da lugar a un fruto conocido como alcaparrón, una baya muy carnosa y sabrosa que también se usa como condimento.

Propiedades nutricionales de las alcaparras

Como ya te hemos comentado anteriormente, las alcaparras son un alimento con numerosas propiedades nutricionales. Muchas son las ventajas que pueden ofrecer a tu cuerpo e incluso puede llegar a cuidar tu salud. Esto es así porque son capaces de prevenir el cáncer gracias a su contenido en flavonoides, ácido ferúlico y sináptico. Por otro lado, previenen enfermedades cardiovasculares ya que son antioxidantes.

Incluso, al contener vitamina K, son capaces de ayudarte a mantener los huesos sanos y fuertes. Otro punto importante es su alto contenido en fibra por el que combaten el estreñimiento. De hecho, una cucharada de alcaparras contiene aproximadamente el 3% de la ingesta diaria de fibra recomendada. Y, por último, pero no menos importante, son ideales en las dietas de adelgazamiento porque están constituidas por agua con muy poca cantidad de agua y carbohidratos.

Alcaparras

Alcaparras. Fuente: pienso-luego-cocino.blogspot.nl (pinterest.com)

Usos culinarios

Las alcaparras están listas para su recolección a mediados de abril debido al clima del que son originarias. Para ese momento, son del tamaño de un grano de maíz, de color verde oscuro. Su sabor es ligeramente amargo y potente, por lo que aporta un toque especial a cada una de las recetas donde está presente. Por lo tanto, se encurten en una solución de vinagre y sal y pueden ser un condimento perfecto para pizzas, salmón ahumado, ensaladas o platos de pasta.

Si estas recetas no te convencen, puedes dar a este fruto otros usos culinarios. Entre ellos destaca la famosa salsa tártara, de la que es un componente esencial. Además, en países sudamericanos como Colombia o Venezuela es común encontrarlo en recetas como el ajiaco o la hallaca. En España, las elaboraciones más comunes con este producto pueden ser:

    • Pollo con alcaparras
    • Ensalada de pasta con tofu y alcaparras
    • Pescado con salsa de alcaparras

Como has podido comprobar este encurtido es uno de los más versátiles del panorama gastronómico. Su presencia en múltiples elaboraciones y, sobre todo, su alto valor nutricional y propiedades beneficiosas para la salud le convierten en una muy buena opción en tu dieta diaria. ¿Estás dispuesto a darle una oportunidad?

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.