Fraudes en el aceite de oliva, ¿dónde se dan?

¿Has oído hablar alguna vez sobre los fraudes alimentarios? Pues bien, como su propio nombre indica, es una práctica en la que los productos no cumplen con ciertas normas de comercialización o producción. Por ejemplo, que no contengan los ingredientes que deberían, que el etiquetado no de la información correcta sobre su origen y procedencia… Esto, más allá de que la calidad de dicho producto se vea comprometida, en algunas ocasiones puede ser de riesgo para nuestra salud. Es por eso que, cada vez más, se están investigando. En este artículo hablaremos de los fraudes en el aceite de oliva, uno de los engaños más comunes en el sector gastronómico.

Investigaciones europeas y sus conclusiones

La cuestión es, ¿por qué el aceite de oliva? Bien, la respuesta es sencilla: el aceite de oliva virgen extra tiene un alto valor económico que lo sitúa en el punto de mira del fraude. Según el medio estadounidense Olive Oli Times, “junto con otros productos alimentarios, como el pescado, la leche, la carne, los cereales, la miel, el café, el vino y las especias, el aceite de oliva suele ser objeto de diversas prácticas ilícitas en la Unión Europea.”

fraudes en el aceite de oliva

Los fraudes en el aceite de oliva son una de los engaños alimentarios más comunes

Es por eso que desde el programa Oleum de la Comisión Europea, un grupo de investigadores ha analizado datos del Centro Común de Investigación (CCI) –Joint Research Center (JRC), en inglés-, y de otras organizaciones especializadas en este tipo de prácticas como el Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos -RASFF, Rapid Alert System for Food and Feed-. 

Los resultados obtenidos de un análisis exhaustivo de datos y encuestas no fueron positivos. Es más, revelaron que entre septiembre de 2016 y diciembre de 2019, el CCI confirmó un total de 32 casos de fraudes en el aceite de oliva. A este dato le acompaña una aclaración: hubo más casos registrados que fraudes reales, ya que un incidente puede haber incumplido dos categorías al mismo tiempo.

Pero lo más alarmante no es eso; sino que de ese total, 20 tuvieron lugar en el continente europeo. Lo cierto es que no concretaron si alguno de ellos provenía de España; sin embargo, siendo hoy por hoy el país con mayor producción -y exportación- de aceite de oliva, la posibilidad existe. Veamos cuáles fueron las razones de los fraudes.

¿Qué tipo de incidentes se pueden dar?

Haciendo referencia al estudio llevado a cabo por los investigadores europeos, las incidencias en relación a los fraudes en el aceite de oliva pueden ser varios. Para empezar, 16 recogían que el aceite de oliva había sido sustituido por otras variedades de aceite. Por otro lado, 11 casos llevaban un etiquetado erróneo; en otros seis se había mezclado aceite de oliva con otros aceites de menor calidad. Cinco incidencias apuntaban que se había hecho una distribución de aceite falsificado y, en otras cuatro, se usó falsamente el indicador geográfico. Y, por último, un caso hacía alusión a un robo.

Enrico Valli es investigador del departamento de ciencias agrícolas y alimentarias de la Universidad de Bolonia. Afirmó para Olive Oil Times que estos datos indican que “sigue siendo necesario mejorar los controles de conformidad, reducir los casos de desacuerdo en las clasificaciones, desarrollar métodos analíticos robustos mejorados y herramientas de selección de apoyo”, con el fin de garantizar la calidad y acabar con los fraudes.

fraudes en el aceite de oliva

Aceite de oliva, el oro líquido

Casos de fraudes en el aceite de oliva

A la vista está que estas prácticas están a la orden del día. Un ejemplo claro y que resonó en su día es el de AOVE falso en Palermo (Italia). En 2019, se interceptaron lo que parecían ser dos toneladas de producto en la región italiana. Sin embargo, tal y como explicó la Unión Nacional de Productores de Aceite de Oliva (UNAPROL), lo que se encontró era, en realidad, aceite de oliva lampante comestible, y no virgen extra como prometía la etiqueta. Italia es uno de esos países que más se ha visto afectado por este tipo de estafas, habiéndose incrementado en casi un 90% en la última década.

Como has podido comprobar, esta mala práctica es más común de lo que podíamos pensar en un primer momento. Normalmente estos fraudes en el aceite de oliva afectan a la calidad del producto y no a nuestra salud, pero es algo que hay que erradicar. Es por eso que cada vez hay más controles y sistemas de verificación; para que este oro líquido llegue a los consumidores de la forma más honesta posible.

Spread the love
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.