Jamón ibérico de Estados Unidos, ¿amenaza?

Nuestro gran alimento estrella de la gastronomía, el campo e incluso la cultura española levanta tanta pasión fuera, en otros países, que incluso ya el jamón ibérico de Estados Unidos quiere igualar al de España. Para intentar conseguir esta hazaña que, no obstante, parece utópica, dos empresas americanas importan ya cerdos nativos españoles. Pretenden producir en el país estadounidense sus propios jamones, algo que podría poner en riesgo las ventas del producto nacional español en el extranjero. Eso sí, conviene analizar bien cómo va a ser ese jamón americano y si realmente sería una amenaza. Porque hay algunas claves que no se pueden replicar.

Texas y Georgia, los dos estados jamoneros

Desde hace ya un tiempo, Acornseekers e Iberian Pastures se llevan preparando para comenzar la producción de jamón con el mayor parecido posible al de nuestro país. Entre cinco y siete años han estado trabajando para que esto fuese una realidad que, ahora, ve más la luz. Utilizar materia prima autóctona española es un gran paso adelante, aunque ello no quiere decir que vayan a conseguir un parecido razonable a nuestro jamón tan famoso. La primera firma estadounidense es propiedad precisamente de dos españoles, uno de ellos exproductor de España. En cambio, la otra la regentan tres latinoamericanos.

Texas es un estado rico en campos de encinas, por ello ya hay más de 3.000 cabezas del ganado español pastando por esas tierras. Desde 2018 ha ido incrementando el número de cerdos, tras salir el primer viaje con 150 animales. Ahora, recientemente han firmado un acuerdo con el mayor proveedor de carne de la cadena Mercadona: Incarlopsa. El 67 % de la sociedad será adquirida por esta última firma. No quiere decir esto que, a partir de ahora, encontrarás jamón ibérico de Estados Unidos en los supermercados de Juan Roig.

La otra empresa americana tiene su granja en Georgia e igualmente producirán jamones que quieren asemejarse al español. Pero atento a las siguientes aclaraciones porque no lograrán ser iguales.

Jamon Iberico Corte jamón Trevedul de Comapa

Trozos de jamón ibérico cortados

Alimentados de nueces, maní y girasoles

Alemania, Francia y Reino Unido acaparan los destinos europeos principales de los jamones españoles, aunque también últimamente está creciendo el mercado receptor de China. Todos estos países aprecian mucho la calidad y el sabor especial de nuestro mejor producto por excelencia. Existe una clave imprescindible para que el jamón ibérico de Estados Unidos no pueda competir con el español.

Y es que los cerdos ibéricos de España pasan los últimos meses de su vida comiendo bellotas en las dehesas rodeados de robles maduros. Este tipo de alimentación tan concreto le aporta al producto cárnico un sabor único diferencial. Ese aspecto tan ‘made in Spain’ no lo disfruta el jamón ibérico de Estados Unidos, ya que el chino, una vez allí, come nueces, cacahuetes o maní y semillas de girasoles.

Los especialistas explican claramente que las bellotas son esenciales para que la carne resulte deliciosa al paladar, así como suelte esa grasa tan característica al comerla. Esto se debe al contenido en omega-9 del fruto seco. Por tanto, no importa que los estadounidenses copien de nosotros hasta la cría en libertad del marrano, además de la propia autenticidad del animal. Aunque lo intenten, de sabor no iguala al jamón de España.

Cerdo Ibérico norma de calidad jamón ibérico de estados unidos

Cerdos en la dehesa española

Reacciones al jamón ibérico de Estados Unidos

Sin estarles permitido a ambas empresas productoras americanas recibir y utilizar etiquetas con D.O., lo comercializan como jamón ibérico americano o carne ibericus. Ello sin tener que pagar, obviamente, los aranceles que sí abonan los pata negra europeos. Aquí en España, los expertos en el producto e incluso los elaboradores se quejan a las autoridades nacionales por no proteger más este alimento y su materia prima. Constantino Martínez, consultor de la industria del jamón, fue crítico en el periódico The Guardian:

“Nuestros gobiernos no han hecho nada para proteger el cerdo español y encima los medios presentan a estos explotadores como grandes innovadores. Hablamos de una nación de idiotas que descuida su patrimonio”. Representa así la protesta del sector que, si bien intenta cuidar al ibérico mediante las Denominaciones de Origen, estas no vigilan mucho a las empresas que incumben en fraude o estafa

Feria del Jamón de Teruel

Jamones en exposición / Foto: jamondeteruel.com

Por otro lado, también matizan que no debería permitirse la exportación de cerdos nativos a otros países para producir sus propios jamones. ¿Quién dice que no puedan repetir en un futuro esta estrategia estadounidense otras naciones asiáticas o latinoamericanas? El jamón ibérico de Estados Unidos amenaza a la industria española, a pesar de que aún la bellota en la dehesa extremeña, por ejemplo, nos siga poniendo por delante en sabor.