InicioSal, especias y hierbas aromáticas (Page 3)

Sal, especias y hierbas aromáticas

El asado es una técnica de cocción que consiste en dejar que el calor del fuego sea el encargado de cocinar lentamente los alimentos expuestos. Es posible utilizar una parrilla, barbacoa o bandeja de horno para su elaboración. Además, según la zona geográfica, se utilizan unos u otros productos que lo diferencian del resto. Así pues, en este artículos nos vamos a centrar en una receta del asado murciano, ese que se prepara en la Región de Murcia. 

Escribe: Tomás Franco. Autor de Manual para Especias

Las semillas secas del Schinus terebinthifolius Raddi de la familia botánica Anacardiaceae se conocen como pimienta rosa. Se utilizan como especia, aunque en realidad no es una verdadera pimienta, no pica y su sabor es muy distinto al de las pimientas.

Pero es una especia muy bonita, exquisitamente decorativa y con un aroma y sabor muy peculiar. Es una mezcla de dulzón y cítrico, que recuerda el frescor del pino y la resina (cuando se muele o estruje entre los dedos).

Foto: naturalistairreverentedetehuacan

pimienta rosa

Las semillas las produce un árbol pequeño (5-7 metros de altura), de hojas perennes que  desprenden un tenue olor a trementina. El árbol es originario de las zonas tropicales y subtropicales de América del Sur, cultivándose profusamente en Brasil. También se encuentra en Venezuela y Argentina.

El fruto es una baya de color rosado de unos 4-5 cm de diámetro. Una vez recolectados se secan al sol dando lugar a la conocida pimienta rosa.

La pimienta rosa debe ser utilizada con moderación por su potente aroma y  por la presencia de un compuesto fenólico irritante. Este compuesto, el  cardanol, puede ser tóxico a grandes dosis.

Se utiliza para condimentar platos de aves, pescados y vegetales. También en terrinas de pescado, marinadas, salsas, sopas de marisco y verduras. Su aroma y presencia visual es muy apreciada en mezclas con pimienta blanca, negra y verde.

Con esta receta podemos disfrutar de una preparación dulce con el enigmático sabor de la pimienta rosa:

Galletas de pimienta rosa y chocolate

Ingredientes

  • 110 gr de mantequilla
  • 150 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 12 gr de pimienta rosa
  • 150 gr de pistachos crudos
  • 25 gr de cacao en polvo
  • una pizca de sal
  • 125 gr de harina

Preparación de la masa

  • Ablandar un poco la mantequilla y partirla en trozos.
  • Batir la mantequilla y el azúcar en una batidora eléctrica hasta que la masa esté esponjosa.
  • Añadir el huevo y volver a batir.
  • Aparte moler muy fina la pimienta rosa y añadir a la masa.
  • Triturar los pistachos en una picadora y añadir a la masa.
  • Mezclar todo bien y pasarlo a un cuenco grande.

Preparación del cacao

  • Mezclar el cacao en polvo con una pizca de sal y la harina.
  • Añadir al cuenco con la masa anterior y mezclar todo muy bien hasta que tenga consistencia seca y firme.
  • Ayudándose con film transparente, darle a la masa forma rectangular y alargada, de unos 5 cm de lado.
  • Enfriar en frigorífico al menos durante 4 horas, o hasta que se pueda cortar.

Terminación de las galletas

  • Quitar el film transparente y cortar la masa en láminas de 6 mm de ancho.
  • Colocarlas sobre la placa del horno forrada con papel vegetal.
  • Hornear 180ºC durante 8-10 minutos, hasta que los bordes de las galletas comiencen a dorarse.
  • Mantener otros 10 minutos sobre la placa y a continuación dejarlas enfriar sobre una parrilla.

Escasos resultados en el plan del gobierno para reducir la sal, azúcar y grasas en diversidad de alimentos, con un claro objetivo que beneficie a la salud. Tras un año de su anuncio por parte del PP, ha sido ahora el PSOE quien lo ha puesto en marcha. Sin embargo, solamente se han suscrito al pacto unas 398 empresas, muy por debajo de las pretensiones buscadas. La expectativa estaba en la suscripción de 511.

Reducción en un 10 % de media el contenido de azúcar y grasas

La idea es que fabricantes de alimentos, supermercados, compañías de restauración y también del llamado ‘vendingdisminuyan de media un 10 % el contenido de esos tres componentes en cada producto. Una medida enmarcada en el contexto de reducir la cantidad de, sobre todo, azúcar y grasas que terminan derivando en enfermedades.

España es uno de los países europeos con mayor tasa de obesidad en la población, con los niños españoles entre los más obesos de Europa. El dato asusta y lo dice todo. Pocas son las soluciones tomadas. Esta, vistas las suscripciones, se queda escasa, también porque es un pacto de adherencia voluntaria.

Así, aunque el gobierno lo califique de “un primer paso importante”, las asociaciones de consumidores y también nutricionistas destacados lo consideran insuficiente. Esto se debe, además de esas empresas que no se han querido unir, a los productos incluidos en la reducción. A golosinas, caramelos, pizzas, hamburguesas, cremas saladas de untar, mantequillas, refrescos de sabor cola, o tabletas de chocolate no les afecta esa bajada de azúcar y grasas. 

Golosinas

Compromiso de 20 asociaciones

El documento firmado incluye a 20 asociaciones sectoriales para reducir sal, azúcar y grasas saturadas en unas 4.000 referencias. Todas ellas distribuidas en 57 clases de producto, dentro de 13 categorías superiores:

  • Aperitivos salados
  • Refrescos
  • Bollería
  • Cereales
  • Cremas
  • Embutidos
  • Galletas
  • Helados
  • Néctares
  • Pan envasado
  • Platos preparados
  • Lácteos
  • Salsas

No obstante, las metas son muy concretas en esas 102 medidas cuantitativas que afectan a la industria y marcas blancas de distribución. No se han adherido cadenas como Aldi o Burger King. En cambio, sí van a disminuir el tamaño de los pequeños sobres de azúcar y sal entre un 33 y un 50 %, reconocidas cadenas de restauración como McDonald’s, Telepizza o 100 Montaditos, entre muchas otras. Igualmente, el objetivo pasa porque se use leche desnatada baja en grasa.

Por otro lado, en la restauración colectiva, pretenden reducir entre un 7 y 20 % la oferta de alimentos como croquetas, empanadillas o ‘saladitos’. Eso, en lugares públicos como cafeterías de hospitales, residencias, colegios u otros centros. En último lugar están las marcas de ‘vending’ (que comercializan productos con máquinas expendedoras). Estas se han comprometido a vender el doble de alimentos que puedan incluirse en una dieta saludable. Igual que a incrementar la cantidad de botellas de agua y refrescos sin azúcares.

Habrá que ver si estas medidas se terminan