InicioMitos (Page 2)

Mitos

Con el gran auge de las redes sociales y el mundo de los “influencers” las modas se extienden a una velocidad de vértigo. Y más si de lo que hablan puede proporcionar múltiples beneficios a tu organismo, está rico y, además, tiene propiedades diuréticas, como es el caso del zumo de apio. Pero ¿está realmente buena bebida? ¿la gente que se suma a tomarla lo hace por postureo o de verdad cree que tiene esos aportes saludables de los que hablan? Hoy te lo descubrimos.

¿Has escuchado hablar alguna vez del kéfir? Y profundizando un poco más, ¿del agua de kéfir? Seguramente no te suenen demasiado estos términos, pero lo cierto es que cada vez más se van ganando un hueco en el mundo de la alimentación natural y saludable. De hecho, a día de hoy se considera uno de los productos estrella de los alimentos probióticos. Y bajo ese afán de pasión por la calidad, la naturaleza y el cuidar por nuestra salud, la marca Be Plus ha presentado su nueva gama de bebidas, curiosa por basarse en ese binomio. ¡Vamos a conocer un poco más este producto tan novedoso que está lleno de sabor!

Cuando alguien comienza con una dieta, parece que el quitar los carbohidratos como primer paso es la regla a seguir. He aquí el primer mito: por sí mismos, los carbohidratos no engordan; siempre y cuando -como con todo tipo de alimentos- se ingieran de forma adecuada y sin excederse. No es lo mismo comer dulces y galletas, que comer una pieza de fruta: y ambos alimentos contienen estas propiedades de las que se trata de huir. De la misma manera que beber un refresco no supone lo mismo que comer una rebanada de pan. Y aquí enunciamos un segundo mito: el pan integral te ayudará a adelgazar. ¿Es esto real? Solemos sustituir el pan blanco por este aparentemente mucho más saludable pero, ¿es malo el pan integral?

Los hongos comestibles incluyen muchos tipos. Los níscalos, los champiñones silvestres o las setas oronja son algunos de los más conocidos. Pero hoy venimos a hablarte de uno un tanto especial: las setas colmenillas. Estas son un manjar para numerosas personas amantes de los productos fúngicos, pero también hay que tener mucho cuidado con ellas porque pueden resultar muy tóxicas. ¿Quieres saber cómo son y qué pasos debes seguir para poder disfrutarlas sin problemas en tus recetas? ¡Atento!

Las alternativas vegetales a los productos cárnicos están actualmente en auge. Cada vez son más los consumidores que buscan ricos alimentos vegetales que prometen aportarles la misma ingesta proteica de la comida de origen animal. Pero ¿y si esto no fuera verdad? ¿y si la comida vegetal y los sustitutos de la carne no te aportaran realmente las proteínas necesarias? Nuevos estudios van revelando datos interesantes sobre este asunto. A continuación te contamos las conclusiones de uno de los últimos.

Hidratarse es una acción fundamental para nuestra vida. Pero el agua no solo tiene la función de hidratar. Se encarga también de transportar alimento y oxígeno a las células, de desechar desperdicios, de limpiar nuestros riñones de sustancias tóxicas, de ayudar a controlar la presión sanguínea y de un largo etcétera. La novedad es que desde hace unos años se dice que beber agua caliente, especialmente en ayunas, es bueno para la salud y que es necesario hacerlo. Aunque como todo, tiene retractores y estudios científicos en contra. Hoy vamos a enfrentar posturas. ¿Quieres saber cómo de beneficioso es realmente?

¿Cuántas veces has abierto o empezado un alimento y lo has dejado en la nevera, preguntándote cuánto tiempo duraría hasta que ya no se pueda comer? Seguro que más de una vez. El problema a la hora de consultar la caducidad de los productos es que no contamos con toda la información necesaria para determinarla. Sí, tenemos la fecha que ofrece el fabricante, pero esta solo atiende a productos cerrados. Entonces, ¿qué ocurre con los alimentos que no vienen con una etiqueta que la indique? ¿y con los que ya hemos abierto? Desde SAIA (Seguridad Alimentaria y del Agua) han hecho un pequeño índice para saber cuánto duran los alimentos en la nevera. ¡Vamos a descubrirlo!

Seguro que te he pasado que llegas cansado de todo el día y no te apetece ponerte a preparar algo para cenar. O simplemente te has levantado perezoso y no quieres cocinar. A todos nos ha ocurrido, sobre todo en esta pandemia, que cansados de estar en casa y de cocinar hemos acabado tirando de comida ya lista. Puedes tener táperes de días anteriores listos para comer o sacar algún plato del congelador. O, si no, apostar por la opción más cómoda, terminar metiendo en el horno uno de los platos preparados más consumidos.

Seguro que en algún momento has probado el sushi, un tartar, ceviche o carpaccio. Y si no lo has hecho, al menos los conocerás. ¿Y qué tienen en común todos estos platos? Que están elaborados con alimentos crudos. La cuestión es que, más allá de esas recetas conocidas a lo largo y ancho del globo, existe una corriente denominada “alimentación cruda” o raw food. Como todo en la vida, existen defensores y críticos de esta moda que, dependiendo de cómo se lleve a cabo, puede llegar a entrañar algunos riesgos para la salud. ¿Quieres conocer un poco más acerca de ello? ¡Atento! 

En un mundo en el que reina la prisa, la comodidad y el poco tiempo, hay que buscar alternativas para que en las horas del día podamos hacer todo lo que tenemos pendiente. Uno de esos aspectos en los que más coincide la sociedad que hay invertir demasiado tiempo es la cocina. No en vano se han creado empresas como Wetaka, que te llevan a casa una gran variedad de platos que, en ocasiones, solo tienes que calentar. Sin embargo, aún los hay que prefieren hacerse su propia comida. ¿Y cómo combinar esto con la gestión del tiempo? Pues con técnicas como la de batch cooking. Hay opiniones de todo tipo pero, ¿de verdad merece la pena esta opción? ¡Vamos a verlo!